lunes, 8 de marzo de 2010

Nieva en Ocata




He levantado la persiana para ver cómo caen los copos de nueve sobre Ocata. No acaban de cuajar, pero caen intensamente, con esa contundencia pausada de la nieve, que parece que se desliza por el aire jugando con las leyes de la gravedad, cayendo sin pesar. Bacallà Salat lleva toda la mañana hecha un ovillo junto al radiador. Estoy dando los últimos toques a una conferencia que daré esta tarde. Se centrará sobre esta referencia nietzscheana: "A los homine religiosi se los podría contar entre los artistas como su categoría suprema". Me reclino en mi silla y miro al exterior, hacia el cielo de ceniza. Sigue nevando. Esta mañana me he quedado en casa con mi nieto. Alguna molestia interna no le dejaba dormir tranquilo y mientras él se movía intranquilo en mis brazos, yo me sentía completamente impotente. Finalmente se ha dormido y viendo su carita de paz pegada a mi pecho, me he reconciliado con el universo. Y cuando, de repente, ha abierto los ojos, me ha mirado y me ha regalado una sonrisa -una de las primeras sonrisas de su vida-, he sufrido un fulminante ataque de fe. La biología tiene razones que la razón puede entender, si se atreve.

8 comentarios:

  1. En Barcelona parece que va a cuajar de un momento a otro. Ya lo ha hecho en árboles, plantas, coches y motos. Qué poderosas esas personitas. Cómo nos devuelven ese lugar en el mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Espero que haya sido un ataque de fe... biológica, la convicción unamuniana de que seguimos viviendo en nuestros descendientes. Amo tanto la vida que me ofrecería voluntario para la clonación...
    Con todo, permítame que me quede en el juego expresivo involuntario que nos ofrece: "cómo caen los copos de "nueve" sobre Ocata". Hermosa nevada numérica donde las halla, o "cífrica" o "guarismática", si nos ponemos neologistas.
    Llevo un tiempo anotando los errores tipográficos que dan pie a jugosas creaciones. Aquí an aalgunos ejemplos:
    tocó una pieza para calvicémbalo...
    Se comió un plato de solomonetes...
    Criticaron los malos mocos policiales...
    A todos nos penan los años...
    Se dirigieron a los teleespetadores...

    Pero recnoco que la paalam se la lleva la que errata oral de un alumno mío, chino él:
    ¡Si, eso, el condón umbilical!

    ResponderEliminar
  3. Lamento los descuidos de tecleado. El teclado del note-book no está a la altura de mi digitalización vertiginosa... ¡Ebrio de velocidad, pretendo teclear el pensamiento "en tiempo real"!
    Mis disculpas.

    ResponderEliminar
  4. The headmaster of the school where children are forced to listen to classical music as a punishment for bad behaviour said infractions of school rules have dropped by about 60 per cent since he began the special detentions.

    http://www.cbc.ca/arts/music/story/2010/03/04/classical-music-punishment.html?ref=rss

    ResponderEliminar
  5. Juan: Nuestros errores nos corrigen. No habría que descartar que eso que llamamos creatividad tuvieran como estímulo original, en muchos casos, un error.

    ResponderEliminar
  6. !que tierno¡ no solo es ud un filosofo excelente si no que además tiene una prosa descriptiva magnifica, que engancha.

    ResponderEliminar
  7. Enlaces sobre reforma de la escuela.

    http://www.bookforum.com/blog/5298

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Claudio, el del NYTimes ya lo conocía, pero sígue enviándome, por favor, lo que encuentres por esos mundos de Dios.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville