Todos tenemos un pasado

Don Marcelino Menéndez Pelayo a los seis años, con traje de zuavo pontificio.