jueves, 6 de agosto de 2015

El material más precioso

Enrique Castro, La vida secreta de la komintern: “Isidoro Rodríguez Mendieta ha estado con el cadáver de su hijo en los brazos durante varias horas buscando en los bares una botella de vodka que era el precio que exigían los enterradores”.

Castro está hablando de Tashkent, lugar de refugio de los hombres de la Internacional Comunista durante la segunda guerra mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si Kierkegaard hubiese sido Robinson Crusoe...

"Merece notarse que el solitario Robinson, al que le sobra tiempo, no se toma ninguno para meditar en profundidad sobre lo enigmático ...