viernes, 7 de diciembre de 2012

Definición de nación:

Una nación es una comunidad de prejuicios.

19 comentarios:

  1. Me quedo con la idea orteguiana de comunidad de proyecto o proyecto colectivo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. No sé si era mejor persona, pero chispa dudo que tuviera más.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. ...comunidad de prejuicios que se queja (¡mantra de vida eterna!) de los perjuicios que de ellos se derivan.

    ResponderEliminar
  4. Juan: No estoy tan seguro. Me parece que, al menos entre nosotros, se tiende a blindar los prejuicios con una fuerte dosis de fe para que no se vean afectados por los hechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me parce que un prejuicio necesite de la fe para nada, los prejuicios son expresión incontestable de la fe en que ellos son, acaso por arte de birlibirloque, los hechos. Dicho a la pata la llana, la realidad es una entelequia a gusto del consumidor que siempre tiene prejuicios... digo razón.

      Eliminar
    2. Pues eso es lo que digo yo (creo). Cada vez estoy más convencido de que el principio o principios ordenador/es de nuestros prejuicios es lo que llamamos Dios/Dioses. Es decir, llamamos Dios a aquello no hipotético (no hipotético para el creyente, claro) que a cambio de nuestra fe nos entrega un mundo. Bajo esta perspectiva, nadie es ateo. O si es ateo su ateísmo funciona en la práctica como el plural de Dios.

      Eliminar
  5. Entonces en españa hay miles de naciones.

    ResponderEliminar
  6. ¿Es decir, que los neoconservadores sois una nación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los prejuicios anónimos siempre me desconciertan.

      Eliminar
    2. Y sé por qué me desconciertan: tienen pinta de prejuicios cosmopolitas.

      Eliminar
  7. El gato de Schrödinger1:03 p. m., diciembre 07, 2012

    Ese es el pegamento más poderoso para unir a las personas.

    Para que una relación funcione, nada mejor que la comunión de prejuicios.

    Siempre me ha resultado difícil encontrar a una mujer que comparta mis prejuicios.

    ResponderEliminar
  8. Para el gato: ¡Hazte nacionalista, hijo mío!

    ResponderEliminar
  9. Para el gato: ¡Hazte nacionalista, hijo mío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero yo no soy catalán, ni vivo en Cataluña. Vivo en la capital del reino, y aquí solo he conocido a una nacionalista. Ni siquiera era española, sino belga flamenca.

      Eliminar
  10. Don Gregorio permítame un apunte en la materia que me interesa. Los prejuicios, son mecanismos de defensa encargados de ahorrar el desgaste que supone pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, pensar es evolutivamente menos útil que correr y además cansa y decepciona. La salud y el pensamiento no juegan en el mismo equipo.

      Eliminar
  11. Pero no me negará, Don Gregorio, que nuestros prejuicios son mejores que los suyos.

    ResponderEliminar
  12. Sin pares que compartan tus propios prejuicios no te queda sino ser apátrida.

    ResponderEliminar

El niño tiene derecho a ser frustrado

Entrevista que me hizo el jueves pasado Carlota Fominaya para el ABC.