miércoles, 17 de julio de 2019

Guardianes del bienestar público


I
Viaje a Madrid. Salí el lunes a las 15:00 y regresé ayer a las 17:00. En los días calurosos de verano, Madrid es una ciudad que parece acomplejada por el peso del cielo incandescente, pero en cuanto comienza a refrescar un poco al caer la tarde, las terrazas se llenan de gente y la ciudad se reencuentra consigo misma. 

II
Salió ayer en Expansión una foto que nos hicieron en Peralada. Allí estamos María Alasia, mi Agente provocador, Jordi Nadal (editor de Plataforma) y un servidor. Desde hace años Jordi me viene llamando Maese Luri y yo a él lo llamo JJJordi, porque estoy convencido de que nadie tiene fuerzas para hacer todo lo que él hace, así que he concluido que no hay un Jordi, sino tres, que son idénticos y se van turnando en sus horas de trabajo para darnos el pego a todos.

III
Ayer me enteré que hay una mujer en París que cree que soy Calderón de la Barca.

IV
Pensando en Carmen Calvo, esto de Rorty, eminente intelectual de izquierda, dirigiéndose a los intelectuales de izquierda: “¿En qué estamos más interesados: en aliviar la miseria o en crear un mundo en el que los intelectuales sean los guardianes del bienestar público?"

2 comentarios:

  1. "Ayer me enteré que hay una mujer en París que cree que soy Calderón de la Barca"
    Supongo que estará usted ponderando lo que pueda ser ello; lo mismo que hay críticos que entienden mejor que el propio autor el significado de una obra, podría ser que la tal parisina penetrase mejor que usted mismo la realidad de su ser de usted. Ella, además, siendo mujer, está libre de toda la carga heteropatriarcal que bien pudiese ser que nublase el entendimiento de usted. Y por último, y no por ello menos importante, ella es de París. Ya Larra dejó escrito que el Valdepeñas no es Burdeos.

    ResponderEliminar

The Jean-Paul Sartre cookbook

Traslado hoy al Subjetivo los exitencialismos caniculares.