sábado, 6 de septiembre de 2014

Los graciosos y los infartos

1 comentario:

  1. Es cierto, no veo la gracia a esta broma tan pesada -o terrorífica.
    Espero que una serpiente aguardaba detrás de quien filmaba y le haya lamido la oreja.

    ResponderEliminar

Un ángel negro en Madrid

      Iba yo ayer por la tarde caminando tranquilamente, aunque cargado de libros, por una calle de Madrid, cuando vi a un ángel negro habla...