viernes, 27 de noviembre de 2009

Platón y las cosas humanas

La opinión del anciano Platón de Leyes 803 b-e sobre las cosas humanas debería escribirse en el frontispicio de todo manual de filosofía platónica, porque ninguna afirmación de los diálogos incompatible con este texto debería tomarse –creo yo- demasiado en serio.

"Los asuntos de los hombres (ta tôn anthrôpôn prágmata) aunque no merecen gran consideración, no hay más remedio que tomarlos en serio, lo cual no es precisamente un motivo de regocijo (eytykhés) (…). Hay que tratar en serio lo que es serio (spoudaîon spoudázein), pero no lo que no lo es. La divinidad es por naturaleza digna de la mayor seriedad, pero el hombre no es más que un juguete inventado por la divinidad. Y esto es precisamente lo mejor que hay en él. Hay que aceptar, en consecuencia, este destino. Todo hombre y toda mujer deben pasar su vida jugando a los juegos más hermosos (kallístas paidiàs) que puedan jugar. Hay que vivir jugando determinados juegos, es decir, sacrificando, cantando y danzando de manera que nos sea posible, de una parte, conseguir el favor de los dioses, y de otra, defenderse contra los enemigos y vencerlos en combate”.

La conclusión (804 b): “La manera de ser (tòn trópon) del hombre es propia de quien, no siendo por regla general más que un títere, participa algunas veces en pequeño grado de la verdad”.

Los dioses. ¿Pero qué son los dioses para Platón?

11 comentarios:

  1. Sr. Luri, es que lo intento... pero me puede.

    Diviértase, éso, diviértase.

    Lo seguiré intentando, de verdad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Deus sive natura. No veo otra. Magnífico texto. Nietzsche a pie de página.

    ResponderEliminar
  3. Mmmmmm... No sé si esto es muy acertado ¿pero podría responderle con otra pregunta?: ¿En qué (dioses) cree un nihilista?

    ResponderEliminar
  4. hola goyo! faig una assignatura aquest semestre de teologia natural, de dèu i els grecs, i ara estem fent Plató, las Leyes,i hauria de saber respondre la pregunta, però m'ha creat una certa "incertidumbre"...veig que no se si ho tinc tant clar com em pensava. jo diria que per Plató els dèus són els responsables de l'existencia humana, de la conducta de l'home, el qual està subjecte a la voluntat divina, els dèus són el bé, la veritat, la bondat absoluta. però si això és així, on queda la llibertat humana per Plató??

    ResponderEliminar
  5. Napoleón: Yo creo que exactamente la cuestión hoy es: ¿En qué dioses debe creer un nihilista?
    Añado: Visto que ser nihilista al completo las veinticuatro horas del día es imposible.
    O sea: ¿En qué dioses debe creer el nihilista que descubre que no hay manera de comportarse como un nihilista a pesar de que filosóficamente no puede ser otra cosa?

    ResponderEliminar
  6. Lia: ¿On queda la llibertat si no es com aposta pel deure? (Kant, of course)
    Al llibre X de les Lleis Plató confirma quelcom que ja ha dit en d'altres diàlegs, no hi ha un únic deu en el món, sinó dos. I tos dos son oposats. Un és el principi que informa (delimita, configura) i d'altre el contrari (la "khora" del Timeu, per entendre'ns).
    Ara bé això podem modular-lo amb mitologia, parlant dels deus celestes.
    Els deus filosòfics son en Plató indistingibles del primers principis.

    ResponderEliminar
  7. La vieja diferencia aristotélica entre lo primero para nosotros y lo primero en sí, sigue conservando toda su fuerza filosófica. De hecho pensarla es hacer filosofía.

    ResponderEliminar
  8. Es una selección genial de Platón (filón inacabable y nunca superado).
    ¿Los dioses para Platón? No lo sé, pero me atrevo a aventurar una tontería:
    Los dioses son la única hipótesis de la que podemos echar mano los hombres para no matarnos unos a otros cuando el debate racional (que nunca tiene solución) se encona.
    Aunque Platón no crea en ellos, sabe que son necesarios para la paz de la polis.

    ResponderEliminar
  9. Creo que la divinidad és para Platón lo que para cualquier ser pensante: la gran pregunta, cuestión, misterio, dilema

    ResponderEliminar

Dos cosas

La primera, la nueva entrega del Locutori. La segunda, esto de hoy mismo de Fernando Savater en su columna de El País, "Conservador&quo...