martes, 3 de noviembre de 2009

La higiene del alma

"La higiene del alma -decía el pedagogo Joan Bardina- o, lo que es lo mismo, el esfuerzo y la lucha emancipadora"

Joan Bardina fue director de "L'Escola de Mestres" de Barcelona a principios de siglo. En sus "Mandamientos del buen maestro" recomendaba lo siguiente: "No te conformes con el status quo. Ten ilusiones, maquina proyectos, pugna por realizarlos." Y concluía con esta sentencia: "Maestro sin vocación, es la vida más desgraciada e insoportable que se pueda imaginar."

3 comentarios:

  1. ¡Cuánta falta hace ahora recordar esas palabras!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que ya no creo demasiado en eso de la vocación. Lo cual no desmerece en absoluto a ese gran maestro que fue Bardina.

    ResponderEliminar
  3. La vocación es el opio de la enseñanza. Siéntete llamado que yo te pagaré poco -dice el sacerdote del estado (laico). En serio: yo no diría vocación, que me huele a religiosidad vergonzante, o que de ahí debe venir, sino más bien ansia de saber... que por sí misma habrá de contagiarse si es sincera.

    ResponderEliminar

Mañanica de san Juan

Sí, ya sé que tengo casi abandonado este diario, pero, pero yo no tengo la culpa de que el día tenga solo 24 horas. Intentaré recuperar el h...