martes, 3 de noviembre de 2009

La higiene del alma

"La higiene del alma -decía el pedagogo Joan Bardina- o, lo que es lo mismo, el esfuerzo y la lucha emancipadora"

Joan Bardina fue director de "L'Escola de Mestres" de Barcelona a principios de siglo. En sus "Mandamientos del buen maestro" recomendaba lo siguiente: "No te conformes con el status quo. Ten ilusiones, maquina proyectos, pugna por realizarlos." Y concluía con esta sentencia: "Maestro sin vocación, es la vida más desgraciada e insoportable que se pueda imaginar."

3 comentarios:

  1. ¡Cuánta falta hace ahora recordar esas palabras!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que ya no creo demasiado en eso de la vocación. Lo cual no desmerece en absoluto a ese gran maestro que fue Bardina.

    ResponderEliminar
  3. La vocación es el opio de la enseñanza. Siéntete llamado que yo te pagaré poco -dice el sacerdote del estado (laico). En serio: yo no diría vocación, que me huele a religiosidad vergonzante, o que de ahí debe venir, sino más bien ansia de saber... que por sí misma habrá de contagiarse si es sincera.

    ResponderEliminar

Acting White

En El Subjetivo