martes, 1 de septiembre de 2009

Pedagogía lírica

- ¿Por qué tengo que leer esta poesía? -le preguntó con descaro el alumno a la maestra.
- ¡Léela y sabrás por qué!
- ¿Y si después de leerla sigo sin saberlo?
- ¡Pues vuelves a leerla! ¡Y si hace falta, otra vez más!
- ¡Anda ya! -exclamó el niño- ¡Tú estás chiflada!

12 comentarios:

  1. O tempora! Para pedir silencio y reflexión paciente que está el mundo...

    ResponderEliminar
  2. El error está en el "Léela y sabrás por qué".

    ¿A quién se le ocurre despertar la curiosidad de la gente con el pobre incentivo de "saber un porqué"?

    ResponderEliminar
  3. Vivan los alumnos descarados :)

    (Conste que lo digo porque todavía no he sido maestra).

    ResponderEliminar
  4. (No maestra de una clase de treinta).

    ResponderEliminar
  5. ¿Conocen a la poeta americana Louise Glück?
    Acaba de publicar su último libro, del que hay crítica en el NYT.

    Les dejo una muestra:

    Crater Lake

    There was a war between good and evil.
    We decided to call the body good.

    That made death evil.
    It turned the soul
    Against death completely.

    Like a foot soldier wanting
    to serve a great warrior, the soul
    wanted to side with the body.

    It turned against the dark,
    against the forms of death
    it recognized.

    Where does the voice come from
    that says suppose the war
    is evil, that says

    suppose the body did this to us,
    made us afraid of love—

    ¿Algún traductor valiente?

    ResponderEliminar
  6. En vez de "vuelve a leerla", yo le hubiese contestado: - De qué tienes miedo?

    ResponderEliminar
  7. Yo le hubiera contestado: "Poesía, niño, eres tú". A ver si así... ;)

    ResponderEliminar
  8. Nada que usted no sepa, pero ahí se lo dejo.

    http://www.rogersandall.com/Spiked_Hellenism-and-its-Enemies.php

    ResponderEliminar
  9. A esa niña, creo que es una niña muy inteligente, le tendrían que enseñar el placer de hacer comentarios para decir con fundamento: ¿esta basura lees, maestrilla?

    En relación con la maestra, es una progre más. Una progre de esas que creen que cualquier problema se soluciona gastanto impuestos y, si no se soluciona, es que se debe gastar aún más (así hasta el infinito y más allá).

    ResponderEliminar
  10. Yo no se encontrar de qué modo es posible conciliar el espíritu crítico que debemos despertar en nuestros alumnos y la obediencia y el respeto a la autoridad absolutamente necesarios para aprender algo.

    ResponderEliminar
  11. Espero que no pretenda que aprendan algo importantísimo.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola