jueves, 17 de septiembre de 2009

Claro que...

Guido Cagnacci, "Maddalena svenuta (1663)
Galleria Nazionale d'Arte Antica, Roma

Gustave Doré, "Inferno"

... tampoco faltan extrañas creencias.

13 comentarios:

  1. El grabado de Gustave Doré, a la derecha, el hombre que se lamenta con el brazo hacia atrás ligeramente retorcido...no cree que es francamente "del tipo Miguel Angel"? quiero decir, que se parece a uno de sus esclavos.
    este: http://www.vacationprints.com/Pictures/Paris/tn-Michelangelo-Dying-Slave.jpg

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver... aquí estamos ante un erotismo subido de tono. Cosa que siempre es de agradecer. A mí, las señoras de la Semana Santa sevillana me reconciliaron con Dios, los hermanos de la Salle, el cura párroco del Guinardó y los meses de María.
    Es cuestión de tiempo. Siempre se presenta una ocasión para el reencuentro. Eso sí, hay que ser un poquito barroco. Sólo un poquito.

    ResponderEliminar
  3. Ep, ¿qué le pasa al mes de María? Yo iba a la dominicas de Horta (al lado del Guinardó, por cierto), y las niñas nos lo pasábamos en grande, con procesiones, flores y cantos, y horario de clases menguado.
    Qué tiempos.

    ResponderEliminar
  4. Los hijos de la democracia teníamos la Semana Cultural.
    Y que Luri saque sus conclusiones.

    ResponderEliminar
  5. ¿Como conciliar la existencia de un dios benevolo con la de un mundo hecho de dolor?

    Creo que atribuirle la creacion del mundo a dios es difamarlo. Tambien puede ser que lo creara alguien mas y el lo alla encontrado asi y este esforzandose por arreglarlo.

    Siempre me han causado gracia las personas que se rien de la transubstanciacion y la consepcion inmaculada pero creen en abducciones marcianas y cenizas del sai baba. Yo, por pura coherencia, soy del todo esceptico, incluso del escepticismo: quiero decir que estoy abierto a cualquier demostracion que se me quiera hacer.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. A mi es que esta iconografia con mezcla de temas paganos y religiosos en arte me parece magnifica ...es que soy mitomana y retorcida:)

    ResponderEliminar
  7. El Mes de María es intocable: "que maaadree nueeeesra eeesss".
    Las sensualidad es posiblemente consubstancial al cristianismo, por eso mismo hay en él una cierta deriva hacia los tormentos gozosos que... no sé, no sé... Se comienza abrazando calaveras y se acaba de emparedada.

    Celia: Sí. Y muchísimo mejor el Mes de María que las semanas culturales, ¡ande va'parar!

    Daniel: Es que en El Café de Ocata somos un poco dados a ponerle una vela y un reclinatorio al gesto religioso.

    Peggy: Un poco perversa sí que la veo a usted... y me parece magnífico.

    ResponderEliminar
  8. Celia: Por cierto, no olvides las ilustraciones de G. Doré para La Divina Comedia (para todos: Es que Celia se nos está haciendo especialista al unísino del Timeo de Platón y de la Divina Comedia)

    ResponderEliminar
  9. El mes de Maria, uy, habría que recuperarlo, toda la tarde celebrando la época primaveral, con sus ejemplos y canciones, altarcitos con flores y velitas, aquello era una escuela de verdad... Y hasta leíamos y cantábamos 'algo' en catalán, como en Navidad.

    ResponderEliminar
  10. Júlia:
    "Venid y vamos todos
    con flores a María
    con flores a porfía
    que madre nuestra es
    De nuevo aquí nos tienes,
    purísima doncella,
    más que la luna bella
    postrados a tus pies."

    Y yo que era -y soy, a mucha honra- de pueblo, me devanaba los sesos preguntándome quien sería esa "porfía" a la que también había que llevarle flores.

    ResponderEliminar
  11. Es evidente que en este café hay un núcleo generacional -de pueblo o de barrio de los de antes, descreídos pero católicos-, que aflora con frecuencia.
    Tendría que dedicarle un post al Domund, y a la vergüenza que pasábamos, los más timoratos, con la hucha para arriba y para abajo. Con eso, ve, las señoras sevillanas no me han reconciliado.

    ResponderEliminar
  12. Vamos a tener obituario de Kristol?

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola