domingo, 6 de septiembre de 2009

Putas de Barcelona

El mismo diario barcelonés que en su sección de anuncios no tiene reparos en publicar (previo cobro, claro) todo tipo de ofertas sexuales de (entre otras) "jovencitas insaciables", "culonas", "maduras peludas", "universitarias", "chicas dulces", "separadas", "orientales", "amas de casas", "yayas", "travestis", "maduritas fiesteras", "esclavas", "muñequitas en minifalda" y hasta de "mujeronas mexicas" (y me ahorro las ofertas explícitas), se anda rasgando las vestiduras en cada edición de los últimos días al descubrir que hay putas en las calles de Barcelona.

A las burguesas de antaño no les molestaba tanto la presencia de la prostitución callejera, porque estaban convencidas de que era frente a las mujeres de mala vida como se ponía de realce toda su dignidad de señoras de bien. Me parecen mucho menos fariseas que la prensa que leo estos días, que en unas páginas vende indignación a sus lectores puritanos y en otras ejerce la alcahuetería.

En el fondo todo se reduce a la constatación elemental de que hay putas y putas. Es sobre todo en las cosas del sexo donde se pone más claramente de manifiesto la existencia de hiperclases, clases, subclases e infraclases sociales. Me parece que si las infraputas son las únicas que nos molestan es porque su mera existencia pone en cuestión todo el optimismo antropológico de los modernos. Y, sin embargo, las estadísticas aseguran que, a pesar de los pesares también en nuestra Barcelona postmoderna hay cada vez más putas.

De entre todas las reacciones publicadas estos días hay una que me ha parecido especialmente llamativa, la de ICV (Iniciativa per Catalunya-Verds), que pide zonas de tolerancia para la prostitución... siempre y cuando los vecinos estén de acuerdo.

"El hombre -decía el gran Pascal- no es ni ángel ni bestia", e inmediatamente añadía: "y quien va de ángel, hace el bestia".

Añado, a las 23:28 h, una frase que acabo de encontrar en los escritos de un gran pedagogo catalán, Joan Bardina: "A una autoridad pública le interesará que la depravación quede oculta: la hipocresía para él es un mal menor, que evita la exhibición del vicio." El texto es de 1908. Bardina estaba pensando en "la moral actual en Barcelona".

¿Quién decía aquello de que la hipocresía es el tributo que el vicio rinde a la virtud?

32 comentarios:

  1. Yo no entiendo nada. Gracias a Dios, no me encuentro sumido en este estado de repente.

    ResponderEliminar
  2. Veo que hoy hemos coincidido muchos en el tema. El problema del centro de Barcelona no es de prostitución, es de mala gestión y de vender la casa al turismo masivo. Dicen que el alcalde quiere pedir a Zapatero que prohiba la prostitución en la calle. En toda España? Es aquello de 'pilotes fora', vaya.

    Sobre todo hay que pedir permiso a los vecinos, claro, ya que mientras pongan lo que sea en casa de otro nadie pía, pero en la nuestra...

    Deberían hacerles cursillos de integración, como en otras profesiones, parece que las autóctonas o las de la zona euro hacen nouvelle cuisine en locales más discretos y con aire acondicionado.

    ResponderEliminar
  3. Tumbaíto, Júlia: He recordado leyendo el comentario de Julia una propuesta que aquel singular presidente de Cantabria que se apellidaba, creo recordar, Hormaechea: Se presentó un día ante el parlamento regional con la propuesta de exigir a las prostitutas de la comunidad autónoma, para que pudieran ejercer su oficio, el carnet de manipuladoras de alimentos, con la convicción de que así podría tenerlas controlarlas.
    La propuesta no prosperó.

    ResponderEliminar
  4. El oficio mas antiguo del mundo y sin regular, ahora se rasgan las vestiduras; y los puritanos dicen que regularla es abrir la puerta a la esclavitud, como si trabajar 12 horas por 600 €
    no sea esclavitud, lo justo para mantenerse y seguir trabajando, y las personas que se ven volcadas a ejercerlo, porque sea los unicos ingresos y ademas explotados por las mafias. Patetico

    ResponderEliminar
  5. El problema de la prostitución no lo tiene el Centro de Barcelona, sino esas chicas. Ellas sí que están puteadas, y además puestas al sol.

    ResponderEliminar
  6. Que bé. Feia deis que entrava esperant trobar un post d'aquest estil. Totalment d'acord.

    Buscant estadístiques a la xarxa he trobat aquest treball http://www.mercaba.org/DicTM/TM_prostitucion.htm
    Iinteressant.

    Al sol y al frío, Tumbaíto. Y aunque Barcelona no es tan fría como otras ciudades catalanas o españolas, en pleno inviero con minifalda o incluso sin ella y enseñado "la pitrera", 12 grados en noche de enero, son 12 gélidos grados. Durante mis años de universitario (que aun no han acabado y a los cuales me ayudó a llegar Don Gregorio) era frecuente salir de clase a las 9 de la noche y encontrarme lo que de día era el aparcamiento de estudiantes y profesores convertido en prostíbulo donde el el mercurio del termómetro no importaba en absoluto.

    ResponderEliminar
  7. Deis vol dir dies, esclar. En anglès també.

    ResponderEliminar
  8. ¿podría aclarar qué entiende exactamente por "optimismo antropológico de los modernos"? (y no es una pregunta con segundas intenciones en absoluto..., gracias

    albert

    ResponderEliminar
  9. Supongo que a los del diario barcelonés les pasa que, parafraseando un dicho, precisamente periodístico, nunca dejarían que una ética les estropee un buen negocio.

    ResponderEliminar
  10. Hector: El negocio del diario existe, pero me parece que va más allá de las ventas de ejemplares. Los diarios tienen hoy un poder político inmenso.

    ResponderEliminar
  11. Pocas cosas se pueden hacer como lo que uno tiene, el sexo es una de ellas. Si hay mujeres que quieren trabajar con el sexo, fantastico, el drama es que hay muy pocas mujeres que trabajen con su sexo por vocación ( que de todo hay) el problema es la miseria que les empuja a trabajar así, y aun peor es el esclavismo sexual a las que las tienen sometidas sus proxonetas, esto es indigno y todos pasamos delante de ellas mirando al suelo, sin pronunciar palabra. Ya seria hora de despertar, denunciar y tomar una actitud activa contra esta esclavitud. Hay que pensar que haremos con el futuro de estas mujeres, repatriarlas ( a donde)?, darles un trabajo ( donde)? reinsertarlas ( como)?
    Somos una sociedad hipocrita, propongo una liga para liberar a los enanos de la prostitución!!!!

    ResponderEliminar
  12. Albert: Esos modernos a los que me refiero son los que celebran entusiasmados la muerte de Dios mientras se disponen a entronizar a la diosa naturaleza o a la diosa historia. ¿No ha oído a un político eminente de este país proclamarse optimista antropológico? ¿Y que quiere decir eso sino que está convencido de que el hombre es bueno pero que la sociedad lo corrompe? ¡Y contra corrupción, educación! Con la educación adecuada se acaban todos los males: la contaminación, la pobreza, la injusticia, el voto a partidos equivocados... y por supuesto todo tipo de machismo del que la prostitución sería sólo una expresión.
    Pero ya ve, no hacemos más que aumentar los presupuestos educativos sin que por ello la prostitución descienda.

    ResponderEliminar
  13. Aclarado, entonces vd se refiere al buenismo rousseauniano y sus derivas (buenismo, ciudadanismo y demás...), bien, es que con la expresión "optimismo antropológico de los modernos" me parecía que lo identificaba sin más con LA modernidad, porque Hobbes, Spinoza o incluso Kant son modernos, no? digo yo, vamos...

    ResponderEliminar
  14. Pues la cosa, Albert, depende de dónde situemos el comienzo del fin de la creencia en la naturaleza como criterio de verdad y su progresiva sustitución por la historia. En este sentido yo sí que creo que los modernos, en general, son mucho más optimistas que los antiguos. Incluso llevaría el comienzo de la modernidad hasta Maquiavelo.

    ResponderEliminar
  15. Bien, de acuerdo, aunque el hecho de que aparezca la historia o el sentido histórico no lo hace a uno digamos que historicista y aunque al propio Maquiavelo, Hobbes o Kant les venga un poco grande eso del optimismo... pero todo eso es porque se quiere jugar a oponer modernos y antiguos, cosa que igual es un poco simplista, no? en fin, pero esto nos llevaría muy lejos de las prostitutas y sus redentores...

    ResponderEliminar
  16. Sin desmentir la hipocresia de nadie, hay una diferencia entre ir a buscar una cosa y encontrarsela por la calle.

    ResponderEliminar
  17. Don Albert ahora que vuelve Don Gregorio a recuperar el optimismo, no me lo malee ud.

    ResponderEliminar
  18. rA: Creo que entiendo lo que quieres decir, pero estamos hablando de las Ramblas de Barcelona y aledaños. Entiendo que los tenderos de la Boquería se quejen si cada mañana tienen que estar recogiendo condones. Yo también me quejaría. Pero me parece extraño que ahora descubramos que hay zonas de Barcelona en las que se ejerce la prostitución desde hace bastantes décadas.
    Sería maravilloso si todas las prostitutas fueran como Irma la Dulce, pero la realidad no deja de ser sórdida simplemente porque no nos guste que lo sea. La indignación moral en este caso me parece, simple y llanamente, una estrategia política que tengo motivos para pensar que está bien diseñada.

    ResponderEliminar
  19. El señor Hereu y adláteres pierden parte de su razón cuando en las formas deciden qué sacar y qué no debajo de la alfombra municipal de sus verguenzas. Ahora es la cuestión de la prostitución (¿porqué nadie habla de la prostitución de lujo de la zona alta de la ciudad?). Hace unas semanas, pero, la batalla periodística del consistorio barcelonés estuvo centrada en las meadas callejeras. Entonces nadie se refirió -por ejemplo- a la sociedad de alta alcurnia que vacía sus vejigas las noches de los fines de semana en Muntaner, entre Diagonal y Trav. de Gràcia, a la salida de un conocido local.
    Nos dice Don Gregorio: "Me parece que si las infraputas son las únicas que nos molestan es porque su mera existencia pone en cuestión todo el optimismo antropológico de los modernos". Pues éso, aderezado con una agrias gotas de vinagre de sociedad hipócrita.

    ResponderEliminar
  20. A mi también me ha sorprendido la expectación creada. Vengo del sur y no me imaginaba que EL PAÍS andase a la greña con el ayuntamiento barcelonés. En Sevilla algo empieza a notarse, pero no tanto. Qué va.

    Obviando el tema de las putas, y el muy razonable argumento del optimismo antropológico, se me ocurre una reflexión adicional.

    Me imagino que la explicación no está en Cuenca, a pesar de que había un señor que venía de allí. Pero, mire usted, hice noche el jueves pasado en el Parador Nacional y, a que no sabe de qué periódico había pilas a disposición de los viajeros. Pues sí, Público. Si la cosa se repite en otras partes de España es como para cabrearse.

    ¡Qué tiempos aquellos en los que te encontrabas el ABC.... o EL PAÍS!

    A ver si a Hereu le estarán haciendo pagar lo de la Chacón. Y, por el camino, venden más.

    ResponderEliminar
  21. Lo que más me indigna es el porqué de la indignación, al menos, el extracto que hacen los medios de comunicación. Lo que molesta es, literalmente, y dicho por algunos vecinos, que "las señoritas hagan sus cosas con sus clientes en la calle". Es decir: lo nocivo es sexo explícito en la calle y los condones en el suelo. No soy yo de sexo en público ni de tirar condones al suelo pero ese sería, en cualquier caso, un mal menor y con una solución bastante más simple.

    Nadie se levanta en contra del drama social que es que una mujer pertenezca a un proxeneta que la explota sexualmente tras haber sido engañada para venir a un país sin oportunidades.

    Y lo más jodido de todo es que, socialmente, lo que se asuma es ese drama, y que se asuma tal drama bajo la palabra prostitución. Deberíamos releer todos esa definición. El debate puede que empiece en la prostitución, pero no acaba en ella.

    La solución del alcalde me duele. Me suena a algo así como "que las ratas sigan siendo ratas, pero que lo sean en sus madrigueras". Prohibamos la prostitución callejera, y listos. Lo que molesta es su presencia, que tiren del brazo a los turistas y la consiguiente repercusión en las arcas municipales. Lo del progre de Saura es de juzgado de guardia y tengo que pensar que el pobre no da para más, porque insulta a la inteligencia: hacer lugares temáticos con el consentimiento de los vecinos (como es progre, no va a dejar a las putas sin trabajo, menos en tiempo de crisis). Saura, siento decepcionarte, pero eso ya lo inventaron las putas.

    Y, ¿por qué sale ahora esto de la prostitución en la Rambla, como si fuera un tema de rabiosa actualidad? Déjeme, don Gregorio, que piense mal de todos los partidos políticos que no he mentado aquí.

    Y yo que era confiado y optimista...

    ResponderEliminar
  22. Cada corto período de tiempo el tema sale a la calle y en él todo parece razonable y razonado. A unos les molesta que estén en su calle y a otras les acucia la necesidad de estar en algún sitio. Aparecen redentores, librepensadores, comprensivos "ciudadanos y ciudadanas" y una enorme, pero enorme, multitud se "piantes" capaces de entenderlo todo, menos que el problema es de miseria. Lisa y llanamente de miseria. Y conviene esconder a la miserie que no se puede clasificar en un albergue insuficiente, en un polígono lejano, o en un "poblado" de los que expende drogas y prostitución, por esta meseta.

    Me pregunto por la razón que hace que nuestra querioda Bibiana no proponga un subsisido de 420 € mensuales a cada una de estas mujeres, que llegan en busca de una existencia absurda.

    En este asunto, como nunca mejor dicho, conviene cogérsela con papel de fumar.

    Lo escribió Adamov. creo recordar: "la vida no es absurda, es difícil, muy difícil".

    ResponderEliminar
  23. Pedro, Silencios: No puedo olvidar la expresión, cruel donde las haya, de "como puta por rastrojo". No nos duele que haya, sino que se arrastren por los rastrojos. Eso no lo puede soportar nuestro narcisismo. Ese parque de atracciones en que se ha convertido Barcelona puede soportar muchas atracciones diversas, pero esta, no; y eso que, por lo que parece, son los turistas -ese turista barato al que convocamos con tanto esmero- los principales rastrojeros.

    ResponderEliminar
  24. Edu: Aquí, en este caso, El País y La Vanguardia van de la mano. De hecho lo que ha pasado es que El País se ha sumado a una campaña iniciada ya hace tiempo por el diario de Godó.

    ResponderEliminar
  25. Luis: Nos gustaría que la pobreza fuera honrada, laboriosa y limpia. Pero la pobreza es sólo una desgracia.

    ResponderEliminar
  26. Hace poco leí, bueno, hará un mes, pero no recuerdo dónde, porque he léido varios libros sobre temas similares, así que llevo unos cuantos días intentando recuperar la cita...pero si no es de Montalbán es de González Ledesma...y venía a decir que cuando el franquismo ilegalizó la prostitución (o finalizó el periodo de tolerancia), recibió presiones del gobierno de Estados de Unidos para que soltara la manga, parece ser que era cuestión de estado el hecho que los de la 6ª Flota pudieran follar.

    ResponderEliminar
  27. Sí, muy cruel la expresión.

    Lo del parque de atracciones en que se ha convertido Barcelona es un hecho vergonzoso: una ciudad que lo tiene todo y lo que hacemos es faltarle al respeto que merece su propia historia atrayendo, como usted bien dice, un turismo de Costa Brava venida a menos. Lo de la prostitución en la calle es una concesión demasiado grande a ese desprecio, falta de organización e hipocresía reinante.

    Admiro su valor, don Gregorio, hablando del tema y poniendo nombre a esos periódicos.

    ResponderEliminar
  28. Vous Couchez Avec Nous, Vous Votez Contre Nous, les decían las prostitutas francesas a los que votaban por alejarlas de París.

    ResponderEliminar
  29. "Stop the Wars On Whores!!!

    Outlaw Poverty Not Prostitutes!!!

    Keep the Government Out of My Underpants!!!

    Dicen otras

    ResponderEliminar
  30. LAS PROSTITUTAS DE LAS RAMBLAS...
    ¿BARCELONA, UNA NARCO-CIUDAD?

    Rafael del Barco Carreras

    Las prostitutas siempre han estado en las Ramblas, lo que sobra es LA DROGA... Y NUESTROS DIRIGENTES, mezcla de PROGRESISMO de pose y boquilla e hipócrita burguesía, unidos por la salsa de la CORRUPCIÓN.

    Como he escrito otras veces, Las Ramblas son un icono en mi vida, desde los 17 AÑOS (y tengo 69) cuando me inicié en el BANCO COMERCIAL TRANSATLÁNTICO de la PLAZA DE CATALUÑA, y vivía en Enrique Granados justo tras la vieja Universidad. Normal que me afecte su estado actual. Se ha roto el encanto de mis pasados y actuales largos paseos, al igual que los de mi padre que en su abanzada ancianidad me contaba de los suyos desde el Puente de Vallcarca al Puerto. La auténtica Barcelona.

    !Pobres putas! !Qué culpa tendrán! ellas van tras los grandes ejércitos... a por dos cigarillos, pan para sus hijos, que escribió Curcio Malaparte sobre Napoles tomada por los americanos... las de mi adolescencia vencieron a la SEXTA FLOTA que cambió de puerto porque la gonorrea y sífilis diezmaban a marines y marinos...pero las drogas, el lumpen más cochambroso o el de cinco estrellas, encontrando propicio ambiente... han destrozado mi Ciudad. Y de nuevo los tópicos contra ellas... !a prohibir!, que aumentará la recaudación legal e ilegal. Esa realidad social, lacra o consecuencia de la "civilización", no tiene remedio (demostrado en todas las sociedades y culturas, aunque lo adornen con curiosas fórmulas, enmascarando la definición y actitudes de la profesión "más vieja del mundo"), y por lo tanto cuanto menos se PROHIBA mejor. Con legislar contra el proxenetismo es suficiente, y !educación!, mucha educación, !otro fiasco actual! Lo de multar a los clientes o los que pacten por la calle, pues bueno... más multas y folklore, sumando chantajes, parecido a cuando en el franquismo se penalizaba el adulterio.

    Recibo dos artículos de mis amigos en INTERNET que cual carámbola unen mis traumáticas obsesiones (dicen los grandes psicólogos que con placer por mi parte me leen) y que son TRES... CORRUPCIÓN... CORRUPCIÓN Y CORRUPCIÓN... y por DINERO, DINERO, DINERO...

    No leo jamás EL PERIÓDICO, quizá por eso me señalan el artículo de ORIOL BOHIGAS, nada menos responsable de Urbanismo nombrado por el alcalde Narcís Serra, desilusionado... y pocas noticias referentes a MÉXICO, pero un lector sabe de mi DERIA POR JUAN PIQUÉ VIDAL, el abogado de PUJOL Y DE LA ROSA, con bufete de 50 colaboradores (LA TAPADERA), y uniendo las tres noticias (prostitutas, narcotráfico y urbanismo) me atrevo a escribir que BARCELONA SEA UNA NARCO-CIUDAD.

    ¿Y qué tendrá que ver el gran narcotráfico con LAS RAMBLAS actuales?... todo... causa-efecto... aunque los hipócritas de Diagonal arriba o la Plaza San Jaime nieguen la mayor, y siempre con parches cara la galería.


    VER EN WWW.LAGRANCORRUPCION.COM, o clicar "OPERACIÓN TACOS", que con la detención y extradicción del "capo" dará un vuelco al sumario entonces iniciado... si la corrupción al estilo de JUAN PIQUÉ VIDAL no lo remedia... !y la Prensa callada!

    ResponderEliminar
  31. Los proxenetas son lo único que tienen las prostitutas, ¿poco, verdad? Quizá, sí, pero lo único.

    El proxeneta de una puta es el único con un interés persistente en que esa puta esté viva y no muerta. Acaso por eso den tanto asco.

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...