jueves, 10 de septiembre de 2009

La mota de polvo


Pero es una mota de polvo que grita y que sabe que grita y que cree que sabe lo que grita.

10 comentarios:

  1. Ya lo dijo Pascal, con la caña...

    ResponderEliminar
  2. En él estaba pensando al leer la tira, tanto en la caña como en la inmensidad de los espacios estelares, que tanto pavor le producían.

    ResponderEliminar
  3. Ahí estará la tragedia: en creer que sabe.

    ResponderEliminar
  4. Y las montañas, Don Gregorio, las cumbres que tanto esfuerzo te exigen y una vez has llegado arriba sabes que no has conquistado nada; pese a estar en el pico más alto miras a tu alrededor, a tus pies, y te sabes insignificante. Y paradójicamente, ese vértigo es una sensación gratificante.

    ResponderEliminar
  5. Som una llum que s'apaga...

    ¡Dios! ¡Cómo marcan las canciones de cuando adolescente?

    ResponderEliminar
  6. Ahá.

    O eso parece.

    (Últimamente esa frase acaba con todos mis argumentos...).

    ResponderEliminar
  7. las motas de polvo no gritan. Y si lo hacen no saben porqué.

    ResponderEliminar
  8. Más sencillo: "el mundo es un minúsculo accidente cósmico". Ninguna religión proporciona más serenidad ante la vida y la muerte que esa certeza (si me permiten llamarla así).

    ResponderEliminar
  9. No recuerdo haberte dado permiso para publicar mis pensamientos.

    ResponderEliminar

Intermedio taurino

 Hoy en El Subjetivo hablo de toros y de ti.