sábado, 19 de septiembre de 2009

Irving Kristol: retrato apresurado

Irving Kristol, posiblemente la inteligencia más lúcida del conservadurismo norteamericano (además de su padrino, según sus críticos), murió el viernes pasado en Washington a los 89 años de edad, a causa de un cáncer de pulmón. Estaba casado con la filósofa Hertrude Himmelfarb con la que tuvo un hijo, William.

Irving nació en 1920 en Brooklyn, en el seno de una familia de judíos ortodoxos, y se formó en ese semillero de jóvenes contestatarios que fue el City College de New York, donde se unió al movimiento trotskista. A los veinte años, apadrinado por Sidney Hook, inició una carrera periodística que lo llevará en poco tiempo a redactor jefe de Commentary. En los años cincuenta dirigió el Comité Americano de
la Libertad Cultural, uno de los foros del Congreso por la Libertad Cultural. En 1953 se hizo cargo de la revista Encounter, con sede en Londres, que recibía una cuantiosa subvención de la CIA. Esta revista marcó un hito en el mundo editorial anglosajón, tanto por su nivel intelectual como por su diseño. En sus páginas escribían Evelyn Waugh, W.H. Auden, Mary McCarthy, James Baldwin… e Isaiah Berlin, que debe a Kristol gran parte de su reputación.

Regresó a Nueva York en 1958 para hacerse cargo de Reporter. En 1965 fundó con Daniel Bell The Public Interest, destinada a ser uno de los principales y más acreditados portavoces del emergente neoconservadurismo, que completó en 1985 con The National Interest. En esta última revista apareció, en 1989, el famosísimo artículo de Fukuyama sobre el fin de la historia. Entre sus editorialistas se encontraba, además de Fukuyama, Samuel P. Huntington. Kristol era también miembro de influyentes asociaciones neoconservadoras y columnista habitual de The Wall Street Journal.

En 1979 publicó Confessions of a True, Self-Confessed Neoconservative y en 1999 Neoconservatism: The Autobiography of an Idea. Ofrecen en conjunto una mirada orgullosa a un pasado que reivindica íntegro. Reconoce que había sido un trotskista que leía concentradamente a Platón y añade que de sus ideas izquierdistas lo redimieron la realidad y sus dos principales maestros, Lionel Trilling y Leo Strauss. De ambos aprendió el poder revolucionario de las ideas.

El 25 de agosto de 2003 publicó en The Weekly Standard uno de sus últimos artículos, titulado “The Neoconservative Persuasion”. “Desde sus orígenes entre desilusionados intelectuales liberales en los años 70, lo que llamamos neoconservadurismo –escribía- ha sido una de esas corrientes subterráneas que aparecen en la superficie sólo intermitentemente”. El neoconservadurismo, añade, no es un movimiento, sino, más bien, una "persuasion" que surgió con el propósito de “convertir al Partido Republicano, y al conservadurismo americano en general, en contra de sus respectivos deseos, es un nuevo tipo de proyecto político capaz de gobernar una moderna democracia”. Según Kristol, el neoconservadurismo carecía de un conjunto definido de principios, aunque compartía algunas referencias históricas. “El texto favorito de los neoconservadores sobre política exterior, gracias al profesor Leo Strauss de Chicago y Donald Kagan de Yale, es La Guerra del Peloponeso de Tucídides”. En sus páginas aprendieron que el patriotismo es un sentimiento natural y saludable que nos vacuna contra la idea terrible del gobierno mundial, que sólo puede conducir a una tiranía mundial. Las instituciones internacionales que conducen hacia ese objetivo han de ser contempladas con la más profunda suspicacia. El político debe, ante todo, tener la capacidad de distinguir los amigos de los enemigos. Esto no es tan fácil como parece y las dos guerras mundiales lo demuestran. De Tucídides aprendieron, por último, que una nación pequeña puede tener intereses que comienzan y acaban dentro de sus fronteras, pero que una gran nación tiene intereses ideológicos. Por eso, los Estados Unidos se deben sentir obligados a defender a una nación democrática de los ataques de fuerzas no democráticas. Fue el interés nacional el que condujo a Estados Unidos a la defensa de Francia o de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial. Por eso mismo es necesario defender actualmente a Israel, cuando su supervivencia está amenazada.

Kristol definió a un neoconservador como "un liberal asaltado por la realidad”. Lo que la realidad le enseñó a él fue, entre otras cosas, que la vida política lleva implícita una dosis inevitable de decepción. La aceptación de la decepción con naturalidad sería la marca distintiva del conservador.

Shana Tova, Irving.
Esta noche, antes de cenar he comido un poco de manzana con miel. Dicen los judíos que ayuda a que se cumplan los deseos.

53 comentarios:

  1. cómo se puede estar tan equivocado -perdón- tan desenfocado? sin acritud... el patriotismo un sentimiento natural y saludable, por todos los dioses!!! suspicacia frente a los organismos internacionales, pues vamos bien...

    ResponderEliminar
  2. sobre patriotismo yo no me muevo un palmo de Osar wilde i de don arturo...

    ResponderEliminar
  3. Me he enterado hace un momento en el WaPost y he venido corriendo. Como no podía ser menos, me he encontrado aquí una necrológica mucho mejor (no es peloteo).
    Estoy en mi segunda vuelta del curso de Kagan. Por una de esas casualidades me encontré releyendo, en Tucídides, el episodio de Mytelene los mismos días en que se debatía sobre la conveniencia de la liberación de Al Megrahi.
    Cuando Diodoto se opone a la línea dura de Cleón, lo hace en nombre de los intereses de Atenas, explicando que castigar a toda la población hará impopular al imperio: 'Incluso si todo el demos fuera culpable, hemos de hacer ver lo contrario, no sea que que los que nos son amigos se nos hagan hostiles'.
    Contrasta con las razones 'humanitarias' alegadas en el caso del libio que, no son sólo hipócritas (la compasión a mi modo de ver es una virtud privada; en la política intenta demostrar una superioridad moral) sino inútiles (seguramente en este caso se percibió por el enemigo, sin comillas, como debilidad).
    Luego probaré la manzana con miel. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues manzana con miel aqui tambien.

    ResponderEliminar
  5. Albert: Me temo que pertenezco a los desenfocados que caminamos entre sombras.

    ResponderEliminar
  6. Claudio: Ya sólo queda en pie ese personaje, para mi un tanto inquietante, de Podhoretz.
    Habrá que preguntarle a rA qué piensa de él.

    ResponderEliminar
  7. rA: Espero que nos informes, si puedes, de las reacciones que ha tenido esta muerte por los USA. Me imagino que más de uno la habrá celebrado.

    ResponderEliminar
  8. Claudio: Sobre Tucidides sólo una cosa: Si es posible aprender de él lecciones para el presente, es que el historicismo es bastante más precario de lo que sus partidarios creen. Algo así como la naturaleza humana se nos acaba manifestando en cuanto convocamos a Tucídides.

    ResponderEliminar
  9. No, claro, todos caminamos entre sombras... pero justamente si hay salidas de la cueva diría que una de ellas es la superación de todo patriotismo. El americano y el de la barratina...

    Schopenhauer: "Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad."

    ResponderEliminar
  10. Me confieso totalmente ignorante de todo lo relativo al sr. Kristol, pero lo de que el patriotismo es un sentimiento natural...

    Nací y pasé mi infancia en una casa en cuya entrada había un gran letrero que decía:TODO POR LA PATRIA. Lo que allí ví y oí que se hacía en nombre de ese "sentimiento natural" me llenó de confusión. Ahora, sesenta años después, sigo sin comprender que cerebros tan bien alimentados en prestigiosas universidades, asesores de poderosos Presidentes,tengan tan claro lo del "sentimiento natural".
    Por cierto ¿cuál era la patria de Paul Celan?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por ese retrato, Gregorio. Voy a por la manzana con miel, si no para que se cumplan los deseos (ya sabes de mis convicciones ateas), al menos como homenaje.

    ResponderEliminar
  12. Albert, Petrusdom: Sobre la naturalidad del patriotismo comprendo que es difícil de creer esto en España. Pero más allá de las coyunturas la interpretación de las palabras de Kristol depende, sin duda, de como se traduzca el "zoon politikón" aristotélico. Yo creo que su mejor traducción es "animal patriota". Para los griegos la mejor "politeia" (y una "politeia" era para ellos "el alma de la polis") era siempre la "patrios politeia".

    Espero no estar metiéndome en un berenjenal.

    ResponderEliminar
  13. Dijo Samuel Jhonson "el patriotismo es la ultima justificacion de los canallas". Me parese que en general, cuando los yanquis envian a sus ordas a destruir una nacion que no les a hecho nada en nombre de el patriotismo, en realidad el motivo es el saqueo descarado o la defensa de intereses comerciales. ¡Recuerden el Mein!

    La fe de los conversos suele ser extremistas.

    Esto lo digo con respecto a las ideas que se exponen, me abstengo de cualquier juicio sobre el fallecido, que me merese todo el respeto del mundo.

    saludos y felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Perdon, me olvide de decir que tu texto me resulto exelente, claro y hasta ameno a pesar de la arides del tema.

    ResponderEliminar
  15. Para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, el Beato Juan XXIII.
    - BXVI, Caritas in veritate.

    ResponderEliminar
  16. Por cierto, Tucídides no logra explicar (es que ni siquiera llega a contemplar caso similar) por qué USA y la OTAN no movieron un dedo tras la invasión de Abjasia y Osetia del sur por parte de Rusia hace ahora algo más de un año.

    Saludos cordiales al salón de té.

    ResponderEliminar
  17. Don Gregorio,
    aquí el WS Journal tiene una magnífica selección de citas de Kristol.

    ResponderEliminar
  18. Desgraciadamente, mis escasos conocimientos no me permiten leer a Tucídides más que como una historia de los griegos. Y eso con la ayuda de Kagan, que si no...
    Mi punto quería ser el de que me gustaría ser tratado como un adulto y que el ministro escocés hubiera dicho: soltamos al libio porque está en las últimas y no nos va a servir de nada en la cárcel; en cambio, dejándolo en libertad...
    En vez de eso, nos vienen con lo de la compasión.

    Por otro lado, me parece que está claro que la frase de Johnson nunca es un ataque al patriotismo, basta ponerla en contexto con otras referencias al mismo, sino a los que se aprovechan de él con otros fines.
    Quizás en el contexto español se tiende a confundir patriotismo con nacionalismo.

    ResponderEliminar
  19. Joseph T.: Gracias. Me quedo on la primera: "All bad poetry springs from genuine feeling," wrote Oscar Wilde, and I would like to suggest that the same can be said for bad politics. . . .

    ResponderEliminar
  20. Algún día me gustaría reflexionar sobre porqué historiadores, filósofos, humanistas y científicos sociales en nuestro país -gente de mi edad y no digamos ya de las generaciones más jóvenes- han/hemos podido ser tan ignorantes como para desconocer la obra y la influencia de Strauss y de la gente que a partir de él sostienen un argumentario tan bien organizado.

    En fin, limitándome al campo de la historiografía ya tendría ocupación para rato.

    El silencio, como estrategia para la consolidación de hegemonías culturales otras, ha tenido y tiene unos efectos devastadores.

    ResponderEliminar
  21. Adu1: Permítame ampliar la pregunta: ¿Y por qué despreciamos todo lo que venga con nombre propio de los Estados Unidos mientras nos alimentamos de las ideas que producen los americanos? ¿Hay alguna idea notable de las que conforman el imaginario progre Europeo de los -pongamos- cien últimos años, que no haya nacido en los Estados Unidos?
    Hay algo profundamente morboso en nuestra moralidad. O, dicho más claramente:Hemos perdido el sentido de la claridad moral. Y además sospechamos que el que tiene ideas moralmente diáfanas un maniqueo. Mientras tanto "como los mendigos alimentan sus piojos, nuestros remordimientos complacientes nutrimos." A eso le llamamos moralidad.

    ResponderEliminar
  22. Y tan apresurado... que te has limitado a copiar el texto desde el Word, con lo que has incluido la basura que genera, entre ella la de la tipografría New Times Roman.

    Mira que te lo tengo dicho. Como penitencia, dos padrenuestros y cuatro avemarías, pecador impenitente.

    ResponderEliminar
  23. Maty: efectivamente, gran gurú, lo escribí en word y después lo copié aquí.
    Le prometo cumplir la penitencia... siempre que no vaya con muchas prisas.

    ResponderEliminar
  24. Antonio: Las analogías entre Tucídides y nosotros serán imposibles si es que nosotros ya no nos movemos ni por la "pleonexia" ni por la "philotimía". Pero si hay algo así como una naturaleza humana, quizás Tucídides la haya descifrado mejor que los periodistas actuales.

    ResponderEliminar
  25. Claro. Pero además nos movemos también por otros factores emocionales, incluso irracionales.
    Tucídides es grande y no se puede ser muy severo por el simple hecho de que no fuera exhaustivo, porque se quedara corto en definitiva en su idea de la naturaleza humana. Sólo hay que reconocer que algo hemos avanzado en estos más de 2000 años y que aun queda mucho trabajo por delante.
    Ahora sí, compararlo con los periodistas actuales, hablando en general, es desproporcionado. En eso le doy la razón.

    ResponderEliminar
  26. Me viene otra frase de Oscar Wilde: todo hombre acaba matando lo que ama (me parece que está en De Profundis).

    ResponderEliminar
  27. Antonio: para dejar clara mi posición al respecto (que no tiene, evidentemente, por qué ser compartida por nadie): Yo creo que Tucídides entendió la naturaleza humana mejor que los psicólogos modernos, porque Tucídides sabía leer la superficie de las cosas, mientras que los psicólogos modernos buscan por las profundidades y sólo encuentran en tiempo en forma de relatos contingentes.
    Dicho de otra manera: No encuentro demasiados motivos para creer que los modernos dispongamos de una perspectiva de la historia más privilegiada que la que poseyó Tucídides, mientras que encuentro unos cuantos que me hacen sospechar de lo turbio de nuestra mirada. A esto mío se le llama conservadurismo. Quizás sea una enfermedad senil, así que pido un poco de compasión.

    ResponderEliminar
  28. Croix: Si, es la dialéctica del amo y del esclavo.

    ResponderEliminar
  29. Sospecho que en un mundo en constante cambio, la actitud conservadora genera una inercia que retrasa el progreso.

    De Tucidides creo recordar que en el famoso discurso ante la tumba de Pericles explica porque el que no se ocupa de la politica es llamado idiota.

    De los yanquis, recuerdo que Borges lamentaba que no se desidieran a transformarse en un imperio, inibidos por el prejuicio de la democracia. Parese que ultimamente han abandonado esos prejuicios .

    ¿Cuales serian las aportaciones al pensamiento universal que los yanquis han hecho?. Yo conosco el pragmatismo, por ejemplo, seguro habra otros, ¿cual, por ejemplo?

    Ultimamente han reflotado la idea de que el imperio es una forma superior de organizacion politica, como superacion de la republica (la NUEVA ROMA); la tesis del ataque preventivo, tan cara a la Alemania Nazi; y la tesis japonesa de que la defensa del pais exige el control militar de las fuentes de materias primas para sus industrias.

    La famosa LEY PATRIOTA, de la administracion Bush permitio reducir las garantias constitucionales, disminuyendo los margenes de libertad personal.

    En nombre de la defensa de la patria invadieron Irak y mataron un millon de personas cuoy unico crimen contra los yanquis fue ser dueños del petroleo que las corporaciones querian robar.

    Muy ineresantes todos los comentarios, me han ayudado mucho para pensar sobre estas cosas que conozco muy poco y seguramente muy mal.

    saludos!

    ResponderEliminar
  30. Yo me atrevería a decir que la aceptación de la decepción con naturalidad sería la marca distintiva de la aristocracia.

    ResponderEliminar
  31. Ya conozco esa postura suya, que no comparto pero respeto.
    Ahora, yo digo que usted mismo no es fenomenológico siempre ni mucho menos, y que en eso se desmiente a sí mismo.
    En ciertos casos (y hablo de memoria) cuando analiza hechos concretos de la política USA actual y discute con algunos de los comentaristas yo le he visto en más de una ocasión descendiendo por las raíces del problema y desarrollando muy lúcidamente su argumento. Fenomenológicos eran ellos.
    En esas ocasiones usted se contradice a sí mismo aplicando un método que no es el que nos cuenta aquí más arriba.

    Sobre el otro tema: puede que algunos psicólogos actuales digan tonterías pero de ahí a pretender que Tucídides sigue siendo insuperado va un trecho largo.
    La modestia a la hora de dar por cerrado (o por inmejorable) el asunto de la naturaleza humana ya es una gran conquista de hoy en día.
    Pero, concédamelo, la modestia no es uno de los atributos más habituales entre los filósofos.

    ResponderEliminar
  32. Daniel: Con todo respeto, a mi me gustan los Estados Unidos.
    Permítame la pregunta al revés, aunque sea de mala educación por mi parte: ¿Qué idea interesante ha surgido fuera de los Estados Unidos en los últimos cien años?: El ecologismo, el pacifismo, la contracultura, los movimientos de liberación sexual, el feminismo radical (o generismo, como se lo quiera llamar), el socialismo cristiano, las ONG, la escuela comprensiva... ¿de dónde cree que ha salido todo esto?

    ResponderEliminar
  33. Antonio: ¡Claro, un filosofo modesto es un oxímoron!
    Créame: si a veces me sumerjo, es para entender la superficie.

    ResponderEliminar
  34. Aro, amigo, cada vez que aparece usted por aquí me da una alegría. Lástima que sea tan tacaño con sus visitas.
    Der acuerdo con su apreciación (que me permito la confianza de interpretar nietzschenamente)..

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  36. Como puede comprobar yo no dije tal cosa pero también respeto, aunque es algo que a mí no me gusta practicar, el uso no infrecuente que hace usted de ciertos estilos retóricos a modo de escapismo.
    Ciertamente usted, a su modo, me ha concedido lo que le pedí.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  37. UN conservador es un liberal asaltado por la realidad. ¿Pero qué es un liberal asaltado por la esperanza?
    Respuesta: un socialdemócrata.
    Prefiero a este último

    ResponderEliminar
  38. Estimado Gregorio:

    Aunque mi nivel academico y mi cultural general, no me permiten de ningun modo debatir con usted, todo lo contrario, mejor haria yo en guardar silencio y tratar de aprender algo, respondere a su planteo; pero solo a condicion de que usted no me juzgue con demaciada dureza y no se enoje
    con migo. Caso contrario, por fabor borre este comentario y no me deje hacer el ridiculo.

    Estados unidos no es una cosa completa y uniforme, sino una diversidad en constitucion permanente, como toda nacion. Decir estados unidos es decir Mark Twain y Martin Luther King, pero tambien es decir Ku Klux Klan , legislacion eugenesica e Hiroshima.

    Como a cualquiera, hay cosas de los estados unidos que me gustan y cosas que no. Decir estados unidos en estos tiempos que nos tocan, es nombrar a una nacion embarcada en una cruzada imperial para controlar el petroleo de oriente medio, que ya ha costado un millon de muertos y eso la verdad es que a mi no me gusta nada. Mucho menos ahora que se a reactivado la 5ª flota y se planean nuevas bases en paises vecinos al mio.

    "¿Qué idea interesante ha surgido fuera de los Estados Unidos en los últimos cien años?"
    Esto me confunde porque usted lo sabe mejor que yo, asi que solo citare unos nombres: Bertrand Russell, Wittgenstein, Lenin, Husserl, eidegger, Sartre, Einstein, Von Braun, y no sigo porque usted sabe quienes siguen y no quiero aburrirlo; ademas me parese que en el vaticano algunas cosas se han hecho en estos ultimos 100 años.

    De los aportes intelectuales que usted lista, todos ellos me paresen procesos culturales que reconocen mas de una fuente y dificilmente estados unidos puede reivindicarse como su cuna, como usted ya sabe; salvo el hippismo y la generacion beat, cuyo aporte a la cultura del mundo me parese que esta aun por ser evaluada y que no me parese desisiva. En la misma linea podriamos listar la primavera de praga y el mayo frances, que fueron por lo menos igual de trasendentes.
    Estas aportes me parecen muy pobres comparados a los que ha hecho Europa. Seguro que usted conose algunos mas que yo, por ejemplo se ocurren dos nombres: Ford y Edison; pero por fabor, no me diga que el feminismo es un invento yanqui o que la escuela comprensiva a modificado nuestra idea de la educacion de un modo desicivo.

    Disculpeme por hacerle perder el tiempo en estas cosas, gracias por su hospitalidad y paciencia.

    saludos cordiales

    ResponderEliminar
  39. Daniel: Es usted bien venido. Esto es un café, no una academia. Leyendo lo que usted me dice, le admito sin reservas el exceso de mis palabras anteriores. Y hace usted muy bien en obligarme a matizar. En nombre de Heidegger lo exige.

    ResponderEliminar
  40. Eduardo: En el caso de Kristol, que pasó del troskismo a la socialdemocracia y de ésta al (neo)conservadurismo, he de decirle que siempre fue partidario de las políticas del New Deal y creía, además, que el Estado del bienestar debía ser defendido por los conservadores. Pero, eso se lo tengo que reconocer, menos por esperanza (me imagino que usted se refiere a la esperanza de un cambio sustancial en las relaciones humanas) que por convencimiento de que la democracia exigía una dosis de demagogia y, por lo tanto, de recurso al déficit público.
    Personalmente -y, créame, no intento enjuiciarlo a usted- me resulta difícil tener esperanza sin creer a su vez en la idea de progreso. Y en este último ya, definitivamente, no creo.

    ResponderEliminar
  41. Estimado Gregorio, interprételo así pero igualmente nunca me deja de venirme la imagen de Il Gatopardo cuando se habla de aristocracia. Mi sueño es vivir una temporada en Siracusa! Jajaja. Es verdad que estoy poco comunicativo, pero le aseguro que me estoy dedicando con fuerza a la filosofía, hasta el punto de que me vi obligado a ponerme a leer Ser y Tiempo a raíz de un intercambio de opiniones en un blog vecino suyo.
    Siempre me había quedado en la cabeza el por qué de develar la escritura esotérica por parte de Strauss –evento de la mayor importancia para mi- leyendo a Heidegger creo empezar a entender la razón, es como permitir el desarrollo de anticuerpos.

    ResponderEliminar
  42. Estimado gregorio:

    Gracias por su deferencia.
    Su civilidad, honestidad intelectual y comprencion me desarman. Quedo a su servicio, cual viscaino roto por el manchego famoso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  43. Aro: Sí, yo también le di muchas vueltas al asunto. ¿Si se practica la escritura esotérica, por qué se difunde que se practica?
    Tarde en darme cuenta que Strauss no oculta nada. o dice todo. Es el lector el que al proyectar sus expectativas sobre el texto va ocultando y modificando el significado de la escritura. Por eso leer es releer rehaciendo los propios presupuestos.
    Finalmente comencé a sospechar que Strauss nos está educando la mirada a la naturaleza por medio de a invitación a la lectura de lo superficial.

    ResponderEliminar
  44. Acerca de la defensa del Estado del Bienestar por Kristol (por cierto, Commentary también ha abierto todos sus artículos), ¿no es más bien una aceptación a la Tocqueville de su inevitabilidad en la democracia tal como la entendemos?
    De ese modo, un neocon sería un conservador cuya tradición es la modernidad o que, al menos, no la impugna.

    ResponderEliminar
  45. Claudio: sí, básicamente es así, pero permíteme dos puntualzaciones:
    1) Los neoconservadores de la generación de Kristol eran todos hijos de la Gran Depresión. Vieron los años 30 como una época de desesperación de la que pudieron salir gracias al espíritu del “New Deal”. Difícilmente, por lo tanto, podían compartir la hostilidad de "National Review" hacia el “New Deal”.
    2) Kristol ha intentado dar una imagen activa del neoconservadurismo, en oposición a la tradicionalmente defensiva del conservadurismo. "Un Estado del Bienestar, adecuadamente concebido -escribe-, puede ser una parte integrante de una sociedad conservadora.". Sabía muy bien que fueron los conservadores Bismarck y Disraeli los que impulsaron el "welfare state". Y lo hicieron por impecables razones conservadoras: para adaptar a sus respectivos pueblos a la lógica de la economía industrial. No es que los neoconservadores hayan aplaudido la concentración de servicios del Estado del Bienestar, lo que ocurre que nunca han compartido la ansiedad hayekiana al respecto.

    ResponderEliminar
  46. Luri: buena manera, y ortodoxa, de empezar el año nuevo judío. ¡Nada menos que 5770! Le decía ayer a mi amigo Samuel que a mi me abruman los 2009, así que me cuesta imaginar todos esos a la espalda.

    Y por cierto, ¿que queda de lo liberal cuando la realidad te vuelve conservador?

    ResponderEliminar
  47. Gracias por las puntualizaciones.
    Ya que menciona a Disraeli, posiblemente no sea casualidad que la mujer de Kristol le diese tantas vueltas a los victorianos, que, por cierto, en mala fama no le van a la zaga a los americanos.

    ResponderEliminar
  48. Claudio: Apuntes a una cuestión interesantísima: la de la relación de la familia de Kristol (padre, madre e hijo) con el conservadurismo británico y, muy especialmente, con Thatcher, la principal promotora de las "victorian virtues".

    ResponderEliminar
  49. Don Gregorio: no creo que sea como usted dice y no me refiero a esa esperanza que describe; no se trata de esperanza en una mejora en las relaciones humanas, no me veo como esta clase de mojigato. Tampoco creo que la esperanza exija una creencia en el progreso. Me refiero, más bien, a la esperanza en los términos en que Rorty se refiere a ella (por ejemplo en una obrita llama "esperanza o conocimiento"); se trata tener esperanza en que las cosas que hacemos ahora tengan un buen resultado en el futuro aunque sin saber si eso sucederá o cómo será. En este sentido, por ejemplo, "esperamos" que la educación de nuestros niños arroje un buen balance dentro de unos años, pero no sabemos realmente si ocurrirá dado que no es un cálculo. Creo que el pathos del socialdemócrata es diferente en esto frente al del liberal (aunque confieso que muchas veces no está clara la diferencia entre unos y otros, dado que atañe fundamentalmente al carácter). El socialdemócrata tiene la esperanza de que las cosas mejoren como resultado de las cosas que hacemos ahora, pero no es un ingenuo y sabe que no podemos hablar en ningún caso de progreso. El liberal carece de esta esperanza y se conforma con que funcionen ahora. Sé que esto no es más que una caricatura pero es difícil ir más allá a vuela pluma en un blog.
    Podría apuntar que esta distinción que hago puede explicar, por ejemplo, por qué es tan difícil tener conciencia ecológica y ser liberal, cosa que no sucede en el caso del socialdemócrata.

    ResponderEliminar
  50. Acabo de ver el enlace a Strauss. Lectura obligada e inmediata.

    A ver que le parece esto:

    "¿Pero, no le parece a usted, Aurelle, dijo el mayor Parker, que la inteligencia es valorada por ustedes por encima de su valor real? Sin duda, es más útil en la vida saber boxear que saber escribir. ¿Querría ver que en Eton se respetase a los que sacan buenas notas? Es como si le pidiera a un entrenador de caballos de carreras que se interesara por los caballos de circo. Nosotros no vamos al colegio para instruirnos, sino para impregnarnos de los prejuicios de nuestra clase, sin los cuales seríamos peligrosos y desgraciados.
    Somos como esos jóvenes persas de los que habla Herodoto, los cuales hasta la edad de veinte años sólo aprendían tres artes: montar a caballo, tirar con arco y no mentir.
    De acuerdo, dijo Aurelle, pero fíjese, mayor, en lo incoherentes que son ustedes. Desprecian a los que estudian y en cambio leen a Herodoto. Aún más, el otro día le sorprendí en flagrante delito, leyendo en su puesto una traducción de Jenofonte. Bien poco francés, se lo aseguro...
    Eso es algo completamente diferente, dijo el mayor. Los griegos y los romanos nos interesan, no como objeto de estudio sino como antepasados y como deportistas (sportsmen). Somos los herederos directos del modo de vida de los griegos y del imperio de los romanos. Jenofonte me divierte porque es el tipo perfecto del getleman británico: gran narrador de historias de caza a caballo, de pesca y de guerra. Cuando leo en Cicerón: 'Escándalo en la alta administración colonial. Graves acusaciones contra Marco Varron, gobernador general de Sicilia', comprenderá que suene a mis oídos como una vieja historia de familia: y ¿qué sería su Alcibíades, amigo mío, sino un Winston Churchill sin sombrero?
    (...)
    El mayor servicio que nos ha prestado el deporte es justamente el de preservarnos de la cultura intelectual. Gracias a Dios el tiempo no da para todo: el golf y el tenis excluyen la lectura. Somos estúpidos...
    ¡Qué coquetería, mayor! dijo Aurelle.
    Somos estúpidos, repitió con vigor el mayor Parker, al que no le gustaba ser interrumpido, y eso es una gran fuerza. Cuando nos encontramos en peligro, no nos damos cuenta porque reflexionamos poco: eso hace que mantengamos la calma y que casi siempre nos salgamos con honor."

    André Maurois, Los silencios del coronel Bramble

    ResponderEliminar
  51. Esos dos ensayos, junto con otros, pueden encontrarse también publicados en español por la editorial Katz
    http://www.katzeditores.com/indiceLibro.asp?IDL=51

    Sería ahora muy largo ponerse a debatir sobre ellos pero no me resisto a destacar ahora este pasaje:
    La educación liberal, que consiste en el trato constante de las mentes más grandes, es un entrenamiento en la forma más alta de la modestia, por no decir de la humildad. Es a la vez un entrenamiento en audacia: nos exige una ruptura completa con el ruido, el apuro, la irreflexión, la vulgaridad de la Feria de las Vanidades de los intelectuales así como de sus enemigos.

    Esta es parte de la teoría. La "lectura de lo superficial" parece clara.
    Esta es la praxis del profesor Strauss:
    http://elcafedeocata.blogspot.com/2008/09/strauss-popper-voegelin.html

    Lo que se esconde bajo la superficie es la oscura intriga de pasillos.

    ResponderEliminar
  52. Claudio: Usted sabe bien lo que me parece. No conocía el texto y es para tenerlo a mano. Por eso lo he impreso y lo tengo aquí al lado.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola