viernes, 25 de septiembre de 2009

Cambalache



Ayer hubo tangos en el "Vins i Divins". Una vez al mes nos dedicamos a este vicio de cantar tangos y a apagar las penas subsiguientes con el vino más rojo que encontramos. Pero ayer el viejo tango "Cambalache" sonaba diferente. Era imposible no pensar en algunos próceres y en el Palau de la Música. El escándalo es grande, pero parece que es mucho mayor de lo que se está conociendo. Así que, probablemente, la cosa se quedará en lo ya conocido.

22 comentarios:

  1. Bueno, a las puertas de la sentencia del TC, igual interesa a alguien que el caldo sea denso y grande. El sentimiento de culpa colectivo hace milagros, la depresión desmoviliza. El dinosaurio también estaba entre nosotros, valga'm Déu!

    ResponderEliminar
  2. Antes de leer a Lola, iba a suscribir tu última frase, però quizás ella tenga razón, también.
    Gracias por el Cambalache de Sosa.
    ¡Avisa para la príxma "tangada" en Vins i Divins! ¡Si alguna devoción (que ya creo eterna) me queda es a la de los tangos!

    ResponderEliminar
  3. Lola, Teresa: Hay una noticia hoy de apenas 6 líneas al Avui que me parece una joya: ""El president d'ERC, Joan Puigcercós, va desafiar dijous CiU a demanar una comissió d'investigació sobre l'afer MIllet. En cas que la federació ho fes, Puigcercós ha garantir el suport d'ERC".
    O sea:
    - Que ERC por propia iniciativa no piensa tirar de la manta.
    - Nos avisa que CiU tampoco tirará.
    - Se insinúa que los motivos para la pasividad son diferentes en uno y otro caso.

    Por cierto, cuando el PP pidió la creación de una comisión de investigación en el Parlament para aclarar lo sucedido en el Palau, hasta ICV se opuso, alegando que "debe actuar la justicia". ¿Dónde queda la teoría de las responsabilidades políticas?

    Me entero también en el Avui que "un auditor del departament d'Ecnomia (...)ha estat un dels encarregats de controlar els comptes del Palau de Música"

    Es sabido que el ex secretario de la Fundación Orfeó Català, Raimon Bergós, era jefe de los servicios jurídicos de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, miembro de la Junta Directiva de la Coordinadora Catalana de Fundacions y hasta -leo en un diario- miembro de una Fundación del Síndic de Greuges.
    De repente un montón de fundaciones catalanas está temblando.

    ResponderEliminar
  4. Teresa: la cosa tanguera tiene lugar el último jueves el último viernes de mes. Ya te tendré informado.

    ResponderEliminar
  5. Por si no lo tiene (que seguro que sí).

    Me ha gustado la forma tan castiza de solucionar las preguntas finales.

    http://www.manhattan-institute.org/cgi-bin/apMI/print.cgi

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente por afuera del caldo político que ha motivado este post. Incluso en la oficina que estoy ni siquiera hay parlantes. Pero el placer que me dio entrar en Eslovaquia a su blog y ver un tango de mi poeta favorito, Enrique Santos Discépolo, no se lo puedo explicar.

    Saludos de un perdido en el Este.

    ResponderEliminar
  7. Lutsek: Enrique Santos Discépolo es, efectivamente, grande, grande.
    Pero si yo tuviera que elegir versos de cuantos tangos conozco me quedaría con los dos finales de "Desencuentro":
    "Por eso en tu total fracaso de vivir,
    ni el tiro del final te va a salir"

    ResponderEliminar
  8. Hace unos meses (antes, pues, de lo del Palau) escuché por casualidad este tango, después de mucho tiempo. Y maravillada quedé de la actualidad de su letra, quizá superior a la de cuando se hizo, en este Cambalache Siglo XXI.
    Un abrazo, don Gregorio.

    ResponderEliminar
  9. Estoy indeciso, don Gregorio.

    Viendo la capacidad de Obama de reproducir indefinidamente la misma sonrisa, he pensado que podría tratarse de un replicante:

    http://vimeo.com/6747788

    Pero luego me he fijado en su expresión ante el repaso que le da Berlusconi a su señora

    http://timesonline.typepad.com/.a/6a00d83451586c69e20120a599a61e970b-pi

    y me ha parecido que no, que es humano, aunque aún no sé si demasiado.

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, creo que desgraciadamente tienes toda la razón en como va a acabar todo el "affaire" Millet y todo lo que pende de él.

    En cuanto a lo de los tangos, si es en viernes y aunque me pilla un poco lejos, a lo mejor me animo (Lola, t'hi apuntaries, també?).
    Veo que te va el tono más trágico del tango, esos versos finales de "Desencuentro" son terribles. A mi me pueden siempre los primeros de "Uno" (y sus acordes sostenidos y en crescendo): Uno busca lleno de esperanza el camino que los sueños prometieron a sus ansias, sabe que la lucha es cruel y es mucha, pero lucha y se desangra por la fe que lo empecina... !Ai! Bueno, y también me van los más "estripats": "Sola, fané y descangallada, la vi esta madrugada..." Bueno, ya vale... Corto y piro. :-)

    ResponderEliminar
  11. Si se trata de tango, como Salvador Dali me inclino por Iruzta-Fugaso- demare, el trio argentino.

    Que raro es esto de internet, hase 12 horas le mande saludos a lucas por intermedio de Whalter que chateaba con el, ahora me lo encuentro aca. El mundo se ha vuelto una aldea, y como dise el dicho: "pinta tu aldea y estaras desperdiciando un monton de pintura"

    saludos.

    ResponderEliminar
  12. Teresa, el gran fracaso de mi vida es no haber aprendido a bailar el tango, y lo digo muy en serio porque lo tengo muy estudiado. Por ejemplo, tengo muchas ganas de bajar un día als Vins i Divins, pero, por no haber aprendido a bailar el tango (q.e.d.), entre los deseos y la realidad interpongo un largo proceso y un pesado paso de rumiante. O sea, soy de una vagancia...
    O sea, que sí, si vienes tú, me animo. Venga.

    ...Perdonad, los demás. Glups.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, Lola, ya somo dos frustradas por no saber bailar el tango. Cosas tiene la vida: algo que te gusta y no te metes a fondo... Pero escucharlos ya vale, mujer.
    (Es verdad, perdonad los demás por la intromisión.)

    ResponderEliminar
  14. Bueno, esto...
    Creo que hay que pedirles disculpas a los visitantes argentinos de El Café de Ocata, especialmente a Lutsek y Daniel Rico, porque hemos olvidado la corrupción y nos hemos dedicado a hablar de tangos, como si fuera lo mismo.
    Quizás lo sea.
    ¿Hay algo realmente importante que no lo haya dicho un tango?

    ResponderEliminar
  15. Lola, Teresa: Aunque, aquí donde (no) me veis, alguna vez he salido a (mal)cantar un tango, lo que no haría jamás de los jamases es pretender bailar ese baile imposible, de una geometría loca, aunque por ello apasionada. Yo necesito ir contando mis pasitos, uno, dos... uno, dos, tres... mientras bailo... y que la música no me obligue a interpretar nada.
    Por supuesto será un honor recibirlas a las dos en el Vins y Divins.
    Por cierto, el próximo día 1 de octubre hacemos un homenaje a Bob Dylan al que están todos ustedes invitados.

    ResponderEliminar
  16. No es un tango... sólo. Es una brillante síntesis histórica del siglo XX. Mucho mejor que Beevor.

    Por lo demás, lo triste de lo del Palau -más allá de las miserias de toda sociedad de familias- es que en un país con tan escasa (por no decir nula) querencia por el mecenazgo -el de verdad, me refiero- y por el voluntariado, la actual situación puede inhibir a los bienintencionados. Que haberlos debe haberlos.

    ResponderEliminar
  17. Parece ser que el señor Millet lleva más de tres décadas robando, incluso a su propia familia. Y lo peor de todo es que algunos ya lo sabían, puro cambalache.
    Por cierto Don Gregorio ¿a qué hora empieza el homenaje a Dylan?

    ResponderEliminar
  18. Angel, Arrebatos: El silencio sobre las ramificaciones de todo esto huele un poco a omertá.

    Arrebatos: a las 9 (21h). Y estamos preparando otro a Lou Reed.

    ResponderEliminar
  19. ¿Qué haría Viscontin con una historia como la de Millet y su círculo?

    ResponderEliminar
  20. Jajaja, disfruté mucho de los comentarios, tanto los versos de Desencuentro como la ironía de la corrupción y el tango. Creo que ese ritmo nacional y ya felizmente internacional no hace más que canalizar la melancolía del cantor, así que puede ser que no esté tan separado de la corrupción, sobre todo del que sufre por culpa de ella.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Un pollo al ajillo y otros esplendores

Hay días a los que redime un plato sencillo que sale perfecto, hoy, por ejemplo, un pollo al ajillo. Reconozco que en la cocina (y no digo q...