martes, 4 de agosto de 2009

Bukowski al Vins i Divins



Esta tarde a las 9 "Vins i Divins" ha convocado a los admiradores de Bukowski a leer sus poemas (o pasajes elegidos de su prosa). Es una apuesta arriesgada. ¿Cuántos admiradores de Bokowski habrá en Ocata? ¿Cuántos no estarán de vacaciones? ¿Cuántos estarán dispuestos a venir? Como mínimo uno, se lo aseguro, estará allí puntual.

platónico

ella deseaba una tarde platónica y le dije, muy bien
¿pero qué haremos?
ella dijo, me gusta conversar.
así que la llevé al hipódromo y
conversamos.
ella llevaba una cinta india en la cabeza
y conversó sobre literatura
y yo sobre caballos
ella iba a enseñar poesía cuando regresara
al este
después de las carreras, ella mencionó
que le gustaba este lugar hispano, que la comida era muy
buena, ya dado que yo había ganado $65 en las apuestas
pensé que estaría bien.
la decoración era española
la comida mexicana y
el hombre al piano cantaba canciones norteamericanas
en inglés,
estridente.
ordenamos bebidas y cena
y ella hablaba fuerte y
agudo
para que pudiera escucharla por encima
del cantante y del piano
ella gritó: ¡realmente deseo
enseñar! ¡he deseado hacer algo
parecido desde que mis
hijos crecieron!
yo grité: ¡ajá!
me comenzó a dar jaqueca
ella gritó: ¿crees que la poesía
puede ser enseñada?
yo grité: ¡no!
ella gritó: ¡creo que yo sí puedo hacerlo!
yo grité: ¿quieres otra bebida?

regresé a mi asiento con algo de vodka
con seven up
algún día, gritó, voy a
aislarme dentro de mí misma voy a estar sola
y realmente voy a escribir algo
ella continuaba gritando aunque
el hombre del piano ya se había retirado.
mientras ella hablaba
como si bailara, una semi-danza
con repetidos movimientos de los brazos. a veces
reía frenéticamente y golpeaba mis piernas y las pellizcaba.
¡los dioses no me ignorarán!
gritaba.
te llevaré hasta tu coche, le
dije, este vecindario está
lleno de violadores.
oh, te agradezco, dijo.
después de subirse al coche
y ponerlo en marcha
bajó la ventana
y me besó en la mejilla,
y se alejó.
bien, como dicen:
el sexo no lo es todo.
también está el alma.
regresé a mi lugar
y comencé a buscar la
mía.

10 comentarios:

  1. Tengo a Bukowski cantando en una grabación, la buscare y te la mandaré.

    ResponderEliminar
  2. Uf, Bukowski. Jo en sé d'un que segur que no vindrà. Llegir Bukowski em produeix dolors hepàtics desagradabilíssims. Aquesta iniciativa més que una aposta arriscada em sembla una ironia deliciosa

    ResponderEliminar
  3. Apúnteme como admirador.Pero no estaré más que en espíritu.
    Magnífico vídeo. Por cierto, se ha fijado en lo mucho que se parecían- al menos al final, y no sólo en lo físico- Bukowski y George Carlin?

    ResponderEliminar
  4. Bueno... les confieso que a mi Bokowski me parece un poeta más que interesante. Curiosamente mientras en los Estados Unidos se ha valorado mucho su poesía y casi despreciado su narrativa, por provocadora, en Europa han sido sus cuentos los que han tenido un éxito enorme mientras que mucha gente desconoce su faceta de poeta. A nosotros nos gusta jugar con el nihilismo más que a los norteamericanos. A mi modo de ver el Bukowski narrador ha sido sobrevalorado en Europa, de ahí que no sea infrecuente hoy encontrar gestos de desprecio hacia el conjunto de su obra... Todo esto es bastante normal. En uno de sus poemas, titulado "Pájaro azul", el mismo Bukowski reconoce que hay facetas de sí mismo que no puede expresar en su narrativa porque de hacerlo se hundiría la venta de sus libros en Europa.

    ResponderEliminar
  5. ¡Feliz y sobria velada! Del abstemio es el reino de los cielos.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta un poema que dise:

    "El aire que se escapa de la rueda pinchada,
    los pedos de una gorda...
    todas esas cosas son mas triztes que la muerte"

    ResponderEliminar
  7. Y aquí me tienes. Genial su poesía, su persona, y su propia naturaleza.

    ResponderEliminar
  8. Lástima que no pueda estar por allí... leeremos unos poemas en casa y tomaremos una copa de vino a la salud de Ocata.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola