viernes, 24 de marzo de 2017

Filólogos del mundo, uníos


De AQUÍ

6 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! Me recuerda al portero de "La gran familia", el de "tendrán que subir a pie, uséase, motu propio".

    Debe ser una comunidad con perros cervantinos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre decimos que sólo les falta hablar, porque leer a conciencia sabemos que hace tiempo que lo hacen. Hay que llevarlos a las bibliotecas para evitar poner en evidencia al resto de propietarios que no han leído en su vida.

    ResponderEliminar
  3. Eso de estudiar, por libre, el lenguaje...es de perros.

    ResponderEliminar
  4. Si la correa es la guía,de los perros...éstos tienen una moral correosa!

    ResponderEliminar
  5. A que no saben cómo se llaman esos perros de los vecinos?....uno Cipión y el otro Berganza

    ResponderEliminar
  6. Probemos de llevar a los colegiales con correa, a ver si volviéndose perros...se tornan filólogos.
    El perro-de-Geryon

    ResponderEliminar

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...