martes, 28 de marzo de 2017

El aburrimiento

Kierkegaard, O lo uno o lo otro

“Los dioses se aburrían, por eso crearon a los seres humanos. Adán se aburría, porque estaba solo, y por eso fue creada Eva. A partir de ese momento llegó el aburrimiento al mundo, y creció su tamaño en proporción exacta con el crecimiento de la cantidad de población. Adán se aburría estando solo, luego se aburrieron Adán y Eva en común, y más tarde se aburrieron Adán y Eva y Caín y Abel en familia, luego aumentó la cantidad de gente en el mundo, y los pueblos se aburrieron en masa. Para distraerse, tuvieron la idea de construir una torre, tan alta que llegara hasta el cielo (…). Después fueron dispersados mundo adelante, tal como hoy se viaja al extranjero; pero continuaron aburriéndose”

2 comentarios:

  1. Una vegada vaig anar a una xerrada sobre 'l'avorriment a l'escola', ni li explico el que vaig escoltar...

    ResponderEliminar
  2. "... Después fueron dispersados mundo adelante [...] pero continuaron aburriéndose...”... hasta que alguien tuvo la buena idea de inventar los libros...

    ResponderEliminar

La ilusión del humanismo

Y es por esto por lo que llamamos a Maquiavelo "realista".