jueves, 24 de enero de 2013

Caridad Mercader, con 23 años

... y dos hijos.

Por cierto, el hombre por el que abandonó a su marido no es el que sugería hace unos días. Ahora ya tengo su nombre, apellidos, profesión y aventuras. Se trata de un señor maduro, muy elegante, que fue uno de los pioneros de la aviación europea. Lo hemos descubierto conjuntamente los familiares de este señor y yo. Cuando me puse en contacto con ellos para comunicarles mis sospechas, no se imaginaban nada de ésto.  Como ven esta historia cada vez se me vuelve más novelesca. La foto es de 1915. 10 años después, Caridad cogerá a sus cinco hijos y se irá a Francia para transformarse rápidamente en otra persona. Ésta:


Por otra fuerte he conseguido abundante información sobre la vida cotidiana de Ramón Mercader en Moscú y en Cuba.

4 comentarios:

  1. El que estàs fent amb la Mercader és brutal. Enhorabona. I gràcies. Seria una fantàstica continuació del documental de fa un munt d'anys Asaltar los cielos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies. Encara tinc molts més interrogants que respostes, i, a més a més, cada reposta m'obre nous interrogants, però estic gaudint tant de tot això... és com un regal que m'estic fent a mi mateix.

      Eliminar
  2. O sea, que del cachas nos olvidamos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno... el cachas era ni más ni menos que el mítico aviador francés Jean Mermoz. Si me callé en su momento su nombre era porque me parecía demasiado bueno para ser cierto. Pero siguiendo esa pista he acabado empapadísimo de la historia de la aviación francesa en los años veinte. Había bastantes elementos a favor de Mermoz. Entre ellos el que en el año 25, el que Caridad abandonó a su marido, estuviera residiendo en Barcelona. Pero me resultaba imposible confirmar que hubiese vivido en Dax (que es la ciudad en la que Caridad encuentra refugio). Así que comencé todo de nuevo, buscando aviadores franceses de una compañía determinada que hubiesen vivido en Dax en 1925. Y por esta vía hemos llegado a buen puerto. Mermoz, en todo caso, no ha sido tiempo muerto. He leído varios libros sobre él y su correspondencia y he descubierto las peripecias de la aviación intentando conectar Toulousse con Casablanca. Por cierto, hoy en R4 he hablado sobre él.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Jaén es el lugar

Viajar a Jaén es viajar a otro mundo. Porque hay otros mundos y algunos son más, mucho más cordiales, aunque estén a trasmano. Jaén, por...