sábado, 16 de octubre de 2021

El santo cansancio

Hay un cansancio que parece surgir, como radiación, de algún punto indefinido de tu alma y adueñarse de todos tus músculos y colgar su peso de tus párpados. Es un cansancio dulce y tentador que te permite disfrutar de lo que has estado haciendo y te empuja a la cama como al paraíso. No cambiarías esa sensación de cubrirte con las sábanas para entregar tu levedad ingrávida a Morfeo, como una crisálida de paz y bienestar, por nada del mundo. Te entregas al sueño como a una disolución de ti mismo en la placidez y al dia siguiente despiertas, después de haber dormido 10 horas, como si fueras un niño que estrena el mundo. Sí, hay una felicidad honda y generosa en el cansancio.

1 comentario:

  1. La felicidad la pone usted, maestro, que sabe degustar la vida y eso es el arte de vivir que muchos nunca alcanzan porque no saben valorar los pequeños momentos que nos depara la vida y siempre quieren estar en otro lugar u otro tiempo.

    ResponderEliminar

Sobre el papa, el tiempo y el espacio

 En El Subjetivo