domingo, 15 de noviembre de 2020

Talentos

Parábola de los talentos. Al volverla a escuchar me he preguntado con Dostoievski y Lev Shestov: "¿Qué humano ha podido escribir esto?"

Estoy leyendo, intensamente, a Lev Shestov, en los ratos que me deja libre el Siglo de oro y gracias a él creo que por primer avez he comprendido cabalmente la diferencia entre el místico y el teólogo. Es la diferencia que existe entre Jerusalén y Atenas. Irreconciliable, como el aceite y el agua. No somos conscientes de la inmensa pérdida que supondría para nuestra humanidad la desaparición del puesto de vigía del místico. No hablo de la desaparición del teólogo porque, tal como están las cosas, es inimaginable.




5 comentarios:

  1. Curiosa cuestión ha inspirado en usted dicha parábola.
    Yo, sin embargo, me autoexaminé sobre los posibles talentos que podría poner al servicio de los demás.
    De hecho, me pareció interesante plantearle el asunto a mi hijo de 10 años, a ver qué respondía.
    "¿Cuál crees tú que es el mayor Don que Dios te ha dado?", le pregunté.
    "La inteligencia", me respondió.
    Si bien he constatado en numerosas ocasiones que mi hijo es bastante inteligente, sinceramente creo que su mayor Don es la bondad. Así que le repliqué:
    "¿No crees que es la bondad?"
    A lo cual él respondió:
    "No mamá, es la inteligencia, porque si un Don es para ponerlo al servicio de los demás, todos implican bondad".
    Con lo cuál me dejó claro que sí, que realmente su Don era la inteligencia.

    ResponderEliminar
  2. Y con respecto al resto de sus reflexiones, me ha dejado usted sumamente intrigada.
    Quizás porque mi único acercamiento a Dostoievski ha sido a través de "Crimen y castigo", y porque, seguramente por desgracia, desconozco a Lev Shestov.
    Tampoco he sabido captar del todo, a pesar del símil, la diferenciación que plantea entre el místico y el teólogo.
    Quizás, en alguna otra entrada al blog, si lo considera a bien, pueda usted desarrollar algo más algunas de dichas ideas.

    ResponderEliminar
  3. Airámana, Diógenes en vez de a un hombre tendría que haber buscado a un niño, como tu hijo.
    No dejes que su inteligencia se pierda con los años.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué Lev Shestov cuando siempre se ha dicho León Chestov?

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...