domingo, 1 de septiembre de 2019

Alborada del gracioso

I
Ayer por la tarde se estrenó oficialmente la temporada de las esplendorosas puestas de sol en la playa de Ocata. Lo sé porque yo estaba allí tomando nota de las metamorfosis del cielo sobre Collserola. Ravel es testigo. Justo cuando comenzó el espectáculo, se puso a susurrarme por los auriculares la Alborada del gracioso. Total, tu atardecer no es más que un amanecer para otro.

II
Amiel está hoy demasiado olvidado, pero su Diario Íntimo nunca decepciona. Ayer por la noche me sorprendió diciéndome esto: "Esta noche he experimentado un vacío al entrar en mí mismo".

III
Los días se me hacen cortos. Con 24 horas no tengo suficiente. ¡Quiero hacer tantas cosas! ¡Hay tanto que escuchar, que leer, que escribir, que viajar, que ver crecer y menguar! Con frecuencia al entrar en mí mismo siento un ajetreo, como de casa en traslado. He desmontado la casa vieja, la he empaquetado y he traído todo a la casa nueva, pero no puedo colocar cada cosa en su sitio porque no paran de llegar nuevos paquetes. Estoy permanentemente de mudanza.

5 comentarios:

  1. Desde la Serralada del Litoral y con la 'montaña mágica' a la vista, Collserola, sin desmerecerla... se queda pequeña ;) Mi testigo, entre otros, fue el Amén de Enigma. La clásica, en ocasiones... muy contadas veces... me abruma. Dígame rara.

    El Diario de su amigo Amiel, es un bisturí que genera un pesimismo que roza el masoquismo. En mi opinión. Aunque quizás, diseccionar almas sea el objetivo de esos diarios. En todo caso, prefiero navegar a Pessoa y sus 'desasosiegos'. Y en ello ando.

    Hummm... Creo que a mi casa nueva, nada vendrá, ni llevaré, que no sea 'lo puesto' :). Así que, en este momento concreto, más que los días, es la vida la que se me vuelve breve. También yo, ando de 'mudanza'.

    Le sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiel admite varias lecturas, pero lo importantecreo-, es ver cómo va perfilandosu imagen de sí mismo a medida que avanza en su diario, hasta que, poco antes del final parece haber aprendido . a dominar su pesimismo con una dosis creciente de ironía. Y justo entocnes siente a la Parca llamando a su puerta.
      Gracias.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sobre III: https://www.youtube.com/watch?v=4MHX3c1Ld3o
    Para un intermedio entre Ravel y Ravel.
    M.L.S.E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se queda tan corta la vida que ya comienzas a sospechar que algunos de los paquetes que te están llegando se quedarán sin abrir. Lo digo sin melancolía ninguna. No es que Ravel me haya enganchado es que es un bosque del que no sé salir.

      Eliminar

Las paloma muerta

Hemos roto la sagrada rutina dominguera para dar una vuelta a medio día por el Born y el Pla de Palau. Sí, Barcelona está muy bien, pero de...