sábado, 28 de septiembre de 2019

El círculo

Suelen comenzar las reuniones hablando de nuestras cosas: qué hemos hecho, con quién, por dónde… Es una introducción frívola a lo serio. Porque, así como la justicia puede ser el fruto de la injusticia, lo serio puede surgir de lo frívolo. Llevamos tiempo reuniéndonos y ha ido cuajando la amistad que nos permite alegrarnos sinceramente de las alegrías de los demás. Ayer faltaba uno que excusó su ausencia y otro que anda estos días contemplando desde la orilla china del río Yalu el paisaje, geográfico y humano, de Corea del Norte.

Tras los prolegómenos, nos ponemos serios y vamos al tajo. Ayer nos esperaba la Res publica de Cicerón tal como es leída por Leo Strauss.

A veces se oyen decir cosas un poco lastimosas sobre la filosofía: que es una intensidad, que lo importante para ella son las preguntas, que es un pensamiento de segundo grado…

Marx, con el humor corrosivo que lo caracteriza, aseguraba que entre la filosofía y el estudio del mundo real media la misma relación que entre la masturbación y el amor sexual.

Kierkegaard, con el humor melancólico del pato domesticado que ve volar en primavera a los patos salvajes, defiende que lo que los filósofos dicen de la realidad es a menudo tan decepcionante como el cartel que puso en su tienda un mercader: "Aquí se plancha". El que llevaba su ropa a planchar, se llevaba un chasco: el cartel estaba en venta.

Y Oscar Wilde, con su humor lapidario, entre cínico y resentido, dejó escrito que la filosofía nos enseña a soportar con ecuanimidad las desgracias ajenas.

Pero nosotros, rodeados de los pinos y encinas de Collserola y, de vez en cuando, del gruñido de algún jabalí, sabemos que la filosofía es otra cosa o, al menos, que es, sobre todo, otra cosa: es la conquista de una perspectiva sobre el mundo en la que Platón, Aristóteles, Jenofonte, Cicerón, Lucrecio, Maquiavelo, Nietzsche… encajan: es la sensación de poder del teórico que ningún hombre práctico comprenderá nunca cuando lo ve tropezar y dar de narices contra el suelo por andar mirando las estrellas. Es lo que decía Pierre Bayle:
 "Podría compararse a la filosofía con unos polvos tan corrosivos que, tras haber consumido las carnes purulentas de una llaga, roerían la carne viva y corroerían los huesos, horadándolos hasta los tuétanos. La filosofía refuta, de entrada, los errores, mas, si no se la detiene en ese punto, ataca las verdades, y, cuando se la deja campar a sus aires, llega tan lejos que uno no sabe ya hasta dónde ha llegado, ni sabe ya cómo detenerse".

En realidad, nosotros sí sabemos cómo detenernos. Nos detiene el anfitrión cuando se levanta, se retira a la cocina y aparece poco después con una bandeja de escones, una tetera a rebosar, mermelada y crema. Así, mientras el atardecer se desploma sobre Collserola, nosotros volvemos a hablar, con la boca poblada de sabores caligráficos, del mundo en que vivimos, que es el mundo en el que pensamos más el mundo en el que aprietan los zapatos.

5 comentarios:

  1. Maravilloso, texto!
    No soy hombre de citas. Pero me guardo, para siempre, ésta, para aquellos que cuando ven en un curr. profesional una licenciatura en Filosofía, te interrogan con un aire de psicólogo barato

    "La filosofía refuta, de entrada, los errores, mas, si no se la detiene en ese punto, ataca las verdades, y, cuando se la deja campar a sus aires, llega tan lejos que uno no sabe ya hasta dónde ha llegado, ni sabe ya cómo detenerse".

    Eso es el fármaco, llamado Filosofía!
    HL

    "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahora...diría, quizás una tontería como esta: La Filosofía, ¿para qué sirve la Filosofía? Ella será pues, la buena hierba que nos cure de la droga de la Fe y el antídoto que nos alivie del veneno de la razón técnico-científica.
      HL

      Eliminar
  2. ¿Hemos empezado a roer la carne o estamos ya en los tuétanos?
    "Transmitir la verdad ya no corresponde a la escuela. Nada es inmutable."
    https://elpais.com/sociedad/2019/09/23/actualidad/1569255253_269950.html?ssm=TW_CC

    M.L.S.E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reza uno de los comments:
      "¿Para qué sirve una raíz cuadrada?"

      Para saber cuándo uno está leyendo una entrevista a un cantamañanas.

      Pues quizás eso...

      Eliminar
    2. Alexandre Galí dijo en cierta ocasión que cuando se trata de la devoción no hay medios sino que todo son fines. Cuando se trata de formar hombre y mujeres con personalidad (con alma), luchadores, presentes en el mundo, gente devota que entiende que él o ella no es el centro del mundo, resolver una raíz cuadrada o retener una regla ortográfica no es medio sino fin. El cretinismo en el mundo de la educación a menudo tiene su raíz en el olvido de lo que significa educar -salvar el hombre que hay en cada niño. Resolver una raíz cuadrada, situar un río en el mapa, comprender el significado de un verso, a pesar de servir cada actividad a otros fines diversos, son todos fines en sí mismos y tienen un único fin. La retórica de la nueva educación es cansina, muy cansina. Sobretodo porque en el fondo es un síntoma de hasta qué punto (para decirlo con una cita de Nietzsche) nos hemos cansado del hombre.
      Un abrazo a todos los disidentes del cantamañanismo...

      Eliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...