domingo, 29 de septiembre de 2019

Deseo que lo paséis mal

Encuentro en el más que interesante libro que ha escrito Jonathan Haidt con Greg Lukianoff, La transformación de la mente moderna (título de claras resonancias bloomianas), un fragmento del discurso que en junio de 2017, John Roberts, presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos, pronunció en la ceremonia de graduación de la escuela de secundaria de su hijo. Lo traigo hasta aquí porque es un magnífico ejemplo de resistencia contra el papanatismo de cierta educación emocional:

“Espero que, de vez en cuando, en los próximos años, os traten injustamente, para que así lleguéis a conocer el valor de la justicia. Espero que sufráis la traición, porque eso os enseñará la importancia de la lealtad. Lamento decirlo, pero espero que os sintáis solos de vez en cuando, para que no deis por seguros a vuestros amigos. De nuevo, os deseo mala suerte de vez en cuando, porque así seréis conscientes del papel que desempeña el azar en la vida y que el fracaso de los demás tampoco es completamente merecido. Y cuando perdáis, como os ocurrirá en algunas ocasiones, que de tanto en tanto vuestro adversario se regodee en vuestro fracaso. Es una forma de que entendáis la importancia de la deportividad. Espero que os ignoren, para que sepáis qué importante es escuchar a los demás, y espero que sufráis el suficiente dolor para aprender a ser compasivos. Desee o no estas cosas, van a ocurrir. Y que saquéis provecho de ellas dependerá de vuestra capacidad de ver un mensaje en vuestras desgracias.”

7 comentarios:

  1. José antonio Younis Hernández1:19 p. m., septiembre 29, 2019

    Sigo escritos e intervenciones de Luri, a través de una amiga (a la que regalé un libro de Luri y ahora me lo cuenta casi todo de él; hasta nos reimos de sus achaques porque coinciden con los míos, por edad...) Y me parece un pensador interesante y comprometido, sobre todo porque tiene criterio y no se alinea con la corriente dominante de cada momento. Así lo descubrí en Agüimes (Gran Canaria), frente al famoso intelectual de moda "Z. Bauman", que no me gustó, la verdad, pero sin despreciar sus aportaciones. Así y todo, Luri me gustó mucho más. Sin embargo, creo que junto a la crítica sobre los modos de socialización juvenil, hay que ser conscientes de no pecar culpabilizando a los jóvenes, pues John Roberts dice verdades como puños, solo que los mecanismos de producción social de la actual subjetividad juvenil pueden pasar a un segundo plano cuando se hacen atribuciones causales a los individuos y no a los contextos que los formatean (aseguro que es, en mi entorno, la actitud que predomina desde el mundo adulto: hasta Sócrates habló mal de los jóvenes) Ocurre que siempre se quiere intervenir en los sujetos (patologizar los problemas sociales) y no en los contextos (por ejemplo, solo un pequeño ejemplo, la cultura comercial de masas invita constantemente al narcisimo y al consumo a los jóvenes. Es una pedagogía que produce consumidores y no ciudadanos críticos. A lo mejor no solo hay que prepararlos para responder críticamente a estas fuentes de influencia, sino que, como decía Einstein, la mejor forma de educar es ser tú mismo un ejemplo (¿lo somos?); y, además, luchar activamente contra las pedagogías de la antropología del capitalismo (como estilo de vida y de ser humano) La moda, se está poniendo cada vez de moda, es culpabilizar a quien nos necesita más como educadores (que no somos padres, ni colegas, ni amigos), como si nuestras acciones fueran inmaculadas y desprovistas de influencias de las que apenas somos conscientes. Al educar nos educamos, si no caemos en la autocomplacencia o en la soberbia intelectual de creernos moralmente superiores a nuestros jóvenes, porque nos enseñan mucho. Por ejemplo, una de mis alumnas, feminista militante, me sorprendió muchísimo cuando hizo una crítica mordaz a ciertas actitudes de las feministas, que no al feminismo. Es solo una anécdota, pero he vivido muchas más, incluso cuando hay estudiantes que me tienen hasta el gorro de tanta estupidez pretenciosa, como cuando te piden una nota por la que apenas han trabajado, pero, sin embargo, no lo hacen con intención de engañarme, sino que de verdad creen que lo merecen (que es lo peor)Semejante narcisismo nos rodea a todos, hasta el punto que el narcisismo es propio de nuestra cultura individualista de tantas relaciones superficiales y, algunas, hasta inconscientes, como aquella alumna que me decía que su nocio era un "cabroncete" con ella, pero que a ella le gustaba malotes. Tuve la suerte, durante todo un curso, de persuadir a esta chica, no para que dejara a su novio, sino para que se hiciera otras preguntas relativas a pensar cómo llegó a ese punto (¿Por qué le gustaban en el fondo los chicos malotes?). Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Agüimes guardo tantos buenos recuerdos... ¡Hasta me encontré con un Luri que vive allí cerca! El Señorío de Agüimes es una cosa muy seria. ¡Qué comida! ¡Qué bebida! ¡Qué ron! La noche de despedida apenas me dejaron dormir. Pero tampoco hacía falta. De Bauman recuerdo algo que me dijo: "¡Que los tiempos sean líoquidos, si quieren, pero los amores han de ser lo más sólidos posible!" Efectivamente, los grifos han de ser menos líquidos que el agua. Respecto a la construcción de la subjetividad... yo, que soy un antiguo, sigo creyendo en el cuidado del alma como responsabilidad personal, sea el que sea el contexto. De hecho la principal virtud de la epimeleia es liberar al alma de los contextos para entregárnosla como texto. Gracias por sus palabras.

      Eliminar
    2. José A. eso mismo le voy a preguntar a mi hija la menor de los tres. Oi la expresión hace semanas, en casa, entre carcajadas adolescentes.Parece haber una plaga de seducción por los malotes.
      HL

      Eliminar
    3. Que los tiempos sean líoquidos, si quieren, pero los amores han de ser lo más sólidos posibles....
      Sí, Zyggi sí, sólidos pero no rígidos por muy duros que sean como el diamante, sino con ciertas propiedades morfogėnicas como la Elasticidad.
      HL

      Eliminar
  2. ¡Muchas gracias! Aquí está el discurso entero (partiendo del minuto 6; lo anterior es sólo presentación):
    https://www.youtube.com/watch?v=Gzu9S5FL-Ug&t=350

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...