jueves, 15 de noviembre de 2018

En defensa de Mozart

Un comentario al artículo Siempre hay algo que va mal que me ha llegado al alma:
Muy bueno. Me recuerda al profesor de piano de mis hijos. El mayor, de 8 años, interpretando a Mozart, rompió a llorar tras una corrección del músico:
-¿Pero por qué lloras, J.?
-¡No me gusta cómo me hablas!
-¡Quién va a defender si no a Mozart de lo que le haces?

2 comentarios:

  1. ¡¡Buenísimo!!

    Pobre chaval... ¡Pero qué gracia me ha hecho!

    ResponderEliminar
  2. En nuestro sistema educativo de éxito, sin embargo, ante la queja de que no les gusta la sangre que corrige el ejercicio para que entre la justa expresión (y a ser posible bella), han decidido obligar a corregir en verde (y me imagino que no agraz, me temo...).

    ResponderEliminar

Un "syndiastikós"

Hay que volver la mirada hacia los clásicos, porque siempre nos guardan alguna sorpresa. No importa cuántas veces hayas leído un texto de Pl...