sábado, 21 de julio de 2018

Carmen Calvo

Me sorprende que la ministra Carmen Calvo se niegue a ser considerada una "carga pública", pero me temo que yo no estoy hecho para comprender la cabeza de esta mujer, que parece firmemente decidida a demostrar que hay algunas formas del feminismo que son incompatibles con la vida adulta. 

Carmen Calvo no tiene inconveniente en enmendarle la plana a la RAE, ella que afirmó haber "sido cocinera antes que fraila", que cree que "un concierto de rock en español hace más por el castellano que el Instituto Cervantes", que quiere pensar en términos tan planetarios que le ha pedido a la Unesco que "legisle para todos los planetas", que confunde "anglicismo" con "anglicanismo" y que para protestar contra un senador que se atrevió a decir "Calvo dixit", replicó que "ni Pixie ni Dixie"... Carmen Calvo, que usa de manera tan creativa la lengua española, se niega, sin embargo, a que un periodista la trate de "carga pública". En este caso quiere seguir siendo "un cargo público".

7 comentarios:

  1. Acabo de ver la información que contiene la ilustre egabrense. Quería comprobar su año de nacimiento.

    Me sorprende que una persona que es doctora en derecho y profesora titular de derecho constitucional no entienda «Calvo dixit» (la noticia la conozco de usted).

    Creo que hay ciertas formas de ideologización (aunque quizá con con algunas argumentaciones «feministras» se ve muy claro [si es «testiga» no puede dejar de ser «carga»]) que son ajenas a la capacidad humana del razonamiento. En general, a las que el λόγος sencillamente les ha abandonado.

    ResponderEliminar
  2. Estas cosas, ni siquiera éstas, no se les ocurren a los políticos, ni siquiera a las políticas; tiempo ha que le leí a Mosterín lo del humán y los humanes.

    ResponderEliminar
  3. hay un talibanismo ignorante en la cosa de la lengua de género, la de los miembros y miembras, Calvo podria ser su adalid o adalida. Fíjese usted pero, que existen palabras como bomhomia sólo en masculino, o sea que algo hay que se debería de revisar pero sin caer en talibanismos excesivos.
    Lledó hablaba de 'misoginía ilustrada', y bastante razón tiene, aunque no toda... RAE 38 miembros y 8 miembras. La inteligencia - como me dijo usted una vez - también puede ser cursi.

    https://blocfpr.blogspot.com/2018/07/misoginia-illustrada.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué hacemos con "virtud", "paz, "justicia", "alma", "prudencia", "canción", "alegría", "harmonía", "tranquilidad", "esperanza", "dulzura"...?

      Eliminar
    2. En cuanto «miembra», no acabo de entender la insistencia en perpetuar el femenino de la forma referido a personas. Si «miembro» es «la parte integrante de un todo», es el único motivo de que esa palabra sea masculina. ¿O también diríamos «la componenta»?

      ¿O también deberíamos decir «la mana», en vez de «la mano»? Géneros gramaticales y sexos son cuestiones totalmente distintas.

      Personalmente pediría que el género femenino fuera universal (para las personas, varones o mujeres) y que el masculino sea el género gramatical que marque el uso exclusivo (sólo referido a varones).

      Eliminar
  4. La densidad de tontuna, ¿llegará a alcanzar un punto crítico como en aquello que dicen que pasó en el big bang (ese conocido reloj de Londres)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo mucho que esta es una tontuna muy satisfecha de sí misma.

      Eliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...