miércoles, 10 de junio de 2015

Max Rojas

Hoy buscando a Max Rojas por las olas he dado con la onda de su muerte. ¡Qué gran poeta se ha ido llevándose su voz irremplazable! Él se reivindicaría mexicano... yo pienso en su padre biológico, Artur Perucho Badía, y en los hechos de mayo de la Barcelona del 37... aquí hay una historia que debe ser contada... pero no hoy, hoy hemos de contentarnos con sus versos:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...