lunes, 7 de marzo de 2011

Le sérieux de l'intention

Me he hecho hortelano de la Señorita Pepis.

He alquilado un par de bancales en un invernadero de Teià y allá  me voy en cuanto puedo, a cavar, abonar, sembrar y plantar. A poco que el clima acompañe, voy a recolectar muchísimo más de lo que voy a  necesitar, así que si ustedes lo quieren, puedo enviarles hortalizas frescas por correo. Como mi hermano no me ve, que él sí que es un agricultor merecedor de este nombre, yo me puedo permitir el lujo de considerarme hortelano... aunque sea un poco de mentirijillas... a lo Señorita Pepis. Ya les iré contando a ustedes como me va va evolucionando la cosa ésta de la cultura agraria.

Hoy hacia un día espléndido para coger la azada y ejercer un rato de destripaterrones, pero en lugar de echarme esta herramienta al hombro, me he metido Le sérieux de l'intention de Jankélévitch en el bolsillo y me he ido a leer a la Plaza de Ocata, a dedicar la mañana a la cultura animi.

Andaba yo por un pasaje en el que Jankélévitch intenta argumentar que sólo se puede ser inocente cuando no se tiene ninguna pretensión de serlo, de la misma manera que no se puede ser inteligente e irlo proclamando  y lo mismo puede decirse de la modestia, la ironía y de todas esas cualidades frágiles "qui n'existent que dans la nescience d'elles-mêmes," cuando me ha llegado completamente diáfano lo que una madre de poco más de veinte años le decía a otra en una mesa contigua a la mía: "Yo no sabía que a un hijo se lo puede querer tanto. Se lo quiere tanto que hasta duele".

He cerrado el libro y me he ido a hacer la compra.

13 comentarios:

  1. Por eso seguramente me emocionó tanto, cuando joven, una película que apenas se recuerda cuando se habla de la siempre interesante filmografía del director, Edward Dmytryk, "El hombre que no quería ser santo", y que vi consecutivamente durante cinco semanas santas, entre el 68 y el 73, como un rito purificador.Con un inspiradísimo Maximiliam Shell, se cumplía a rajatabla la condición de Jankélévitch. ¡Qué difícil es, sin embargo, vivir ajeno a las escasas cualidades de uno, cuando las tiene...!
    Por otro lado, ¡noble arte el de la hortelanería! Los bancales, el entramado de las cañas para las tomateras, el ya prohibido riego por inundación... Beatus ille, indeed.

    ResponderEliminar
  2. Chsss, chsss... oiga...

    Le ofrezco habas secas Denominación de Origen Carretera de La Barca de Azagra, listas para sembrar, o ser masticadas tal cuál, si su dentadura lo permite.

    En el lote de estraperlista le incluyo también unas semillas de enorme tomate rosa búlgaro, traídas desde las mismísimas faldas de los Balcanes.

    Como buen hortelano de bancal de invernadero, sabe que la climatología va a rebufo de la intención. Así, espero que la apetencia guíe sus azadazos para acomodar un pupitre terroso a estas simientes que le envío con el curso estacional ya empezado.

    ResponderEliminar
  3. Carlos: ¿Dónde, cómo, cuándo? La invasión de Cataluña por un contubernio búlgaro-tarra podría comenzar sembrando habas y tomates.

    ResponderEliminar
  4. Y yo que cada vez que leo tu entrada, me confundo, no sé por qué, pero leo que te has alquilado un par de bacanales.... En fin, esto debe ser la intertextualidad.

    Yo tengo unas macetitas en el patio que dan, cuando quieren, unos tímidos tomates e inconsistentes rúculas para la ensalada. No es lo mismo, compañero, no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Bego, uno tiene cierta vocación fáunica e incluso pánica... pero la ejerzo entre lechugas de invernadero, que es lo que doy de mi.

    ResponderEliminar
  6. Juan: ... aquellos versicos del medio fraile:
    ...
    No cura si la fama
    canta con voz su nombre pregonera,
    ni cura si encarama
    la lengua lisonjera
    lo que condena la verdad sincera.
    ...

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué trama común subyace tras Blanco, Rajoy, Xabi Alonso, Saramago, Zidane, Paul Auster, Serrat, Benigni, Moneo o Lou Reed entre otros/as?

    Otra prueba irrefutable de nuestro "Azagraxis mundi", que se gesta en la siembra, desafiando aporías:

    http://www.elpais.com/articulo/madrid/rey/pimiento/cristal/elpepiespmad/20110308elpmad_22/Tes

    ResponderEliminar
  8. No sé si vale el viaje, pero bien pensado, si ya de paso se trae unas semillas...

    http://www.microsoft.com/isapi/redir.dll?prd=ie&pver=6&ar=msnhome

    ResponderEliminar
  9. ¡Glups!

    Enlace correcto:

    http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_and_entertainment/the_tls/article7172377.ece

    ResponderEliminar
  10. Carlos: Si s'hunde el mundo que s'hunda, Azagra siempre p'alante.
    Si hubiese justicia poética en este mundo al pimiento del cristal se lo declararía monumento mundial, protegido por la UNESCO.
    En el Navarrico de San Adrian los pelan y los enlatan a una fortuna el botico, pero bien valen la ruina.

    ResponderEliminar
  11. Aquel fue un frailazo entero y de una pieza, Gregorio. El medio frailico era Juan de la Cruz, a quien Teresa de Jesús así llamaba por su escasa estatura física, aunque no puede medirse la espiritual, inalcanzable para ésta y aquél.

    ResponderEliminar
  12. Tiene -de nuevo- usted razón, don Juan-

    ResponderEliminar
  13. Ojalá tuviera alguna, Gregorio, ojalá... Lo mío son tres datos de rata filológica y poco más. En mi caso se pensaron muy seriamente si darme o no la comunión, porque con nueve cumplidos aún no daba señal de haber llegado a la edad de ella en que se me podía administrar el sacramento. Mejor que no me repitan la prueba, porque lo seguro es que tampoco a día de hoy la doy. Por eso me encanta leer a quien, como Vd., las usa con tanto tino y nos las regala como si fuera cosa de nada.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville