lunes, 21 de diciembre de 2009

Lucas, II, 1-6

Voy a ir traduciendo estos días unos cuantos versículos del evangelio de Lucas, para darme un regalo de Navidad que, si os gusta, podéis, libremente, hacer vuestro:

"Sucedió que, en aquellos días, se proclamó un decreto de César Augusto ordenando que se censara todo el imperio (oikouménen). Este fue el primer censo, cuando Quirino gobernaba en Siria. Se pusieron en camino todos a censarse, dirigiéndose cada uno a su patria. También lo hizo José, desde Nazaret, en Galilea, hacia la tierra de Judá, hacia la ciudad de David llamada Belén, para censarse junto a María, que estaba desposada con él y se encontraba encinta, debido a que él era de la casa y de la patria de David. Mientras llegaban se cumplieron los días en que ella había de dar a luz y dio a luz a su hijo, el primogénito, lo arropó y lo colocó en el pesebre, ya que no había para ellos lugar en la posada".

11 comentarios:

  1. Don Gregorio, enguany hem posat a casa un tió! ¿Ya tiene el suyo su nieto?

    ResponderEliminar
  2. Lo que sorprende es que sea un texto tan transparente, que no parece presentar ninguna duda de traducción. Y quizá en cualquier lengua de la tierra suene igual.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón Joaquín, suena y huele igual y por eso nos une. Huele a hogar, sencillez, musgo, paja, leña y amor.

    Aquest any penso posar un altre fragment del Poema de Nadal, de Sagarra. Mai ningú ha cantat millor el Nadal. Caldria traduir-lo.

    ResponderEliminar
  4. En Mt 2, 11 se cuenta que los reyes de Oriente encontraron al niño y a su madre, María, en una casa, no un establo.
    Y resulta más fiel a la Vulgata.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Seguiré el texto del códice de Beza, editado recientemente en catalán por Josep Rius-Camps y Jenny Read-Heimerdinger en Fragmenta editorial.

    Ese "lo arropó y lo colocó en el pesebre, ya que no había para ellos lugar en la posada" conjuga al mismo tiempo la máxima sencillez con la mayor profundidad. Es difícil -se me hace difícil a mi- leerlo de corrido.

    ResponderEliminar
  7. Respecto al establo, en realidad en el texto no se menciona ningún establo, pero sí un "phátnê", es decir,
    un pesebre o, si se quiere, un comedero de animales, añadiéndose que el niño se puso allí porque no disponían de sitio (tópos) "en tô katalýmati". Los editores catalanes han traducido estas tres ultimas palabras así: "a l'estança de dalt". No entiendo sus razones, pero yo tampoco soy filólogo. O sea, Joaquín, que siempre hay algún que otro problemilla con las traducciones.

    ResponderEliminar
  8. Siempre pensé que los censos de población se realizaban con el único propósito de conocer el número de individuos y de contribuyentes con los que se puede contar en cada lugar del territorio. Cuantos son adultos, cuantos son mujeres, cuantos son carpinteros, cuantos son primogénitos... En fin, conocer esas pequeñas intimidades del pueblo que el poder siempre aspira a conocer.
    Sin embargo no parece esta la intención de aquel censo que obligó a los judíos a desplazarse de un lugar a otro, precisamente para censarse fuera de su lugar de residencia.
    ¿Ensayaría Augusto posibles movimientos migratorios? ¿Tendrá esto que ver con un incipiente turismo interior? ¿La Federación de hosteleros de Judea presionaria al Cesar en este sentido? ¿Que diría la Confederación de empresarios judios, sobre unas vacaciones masivas y en pleno diciembre?
    Fuera como fuera: ¡que jodidos!

    ResponderEliminar
  9. Empezaron con el censo y terminaron haciendo estadísticas, puf. Bon Nadal senyor Luri, gràcies per servir-nos aquest cafè matinal cada dia.

    ResponderEliminar
  10. Hace ya años, me sorprendí con lágrimas en los ojos al pensar en la singularidad de ese dios hecho hombre. Me dije: Caramba, ¡qué cristiana que soy! Y ahí sigo.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar

Malo con templanza

Día frío, desangelado. Llovizna intermitente y un cielo sucio y bajo. Ni un rayo de sol. Mi cabeza se empeña en dar vueltas por entre las lí...