domingo, 15 de junio de 2008

Meditacioncilla sobre el lenguaje

El hecho de que la cabeza sea “la”, o sea, femenina y el culo sea “el”, o sea, masculino, me tiene muy intrigado. ¿No habrá aquí un proyecto de manipulación sutil de las conciencias (por cierto: la conciencia también es femenina) por parte de un poder oculto femenino (pero femenino es masculino) que maneja los hilos del lenguaje? No lo afirmo, que quede claro, pero cuando el río suena... Quizás el poder sea sexualmente más ambiguo de lo que supone la ministra de la cosa femenina, pues también hay que contar con el hecho sorprendente de que “mano”, que termina en “o” y debiera ser un nombre masculino, sea una miembra femenina. No paro de darle vueltas a todo este intrincado asunto y mientras más lo meneo más me crece la sospecha: ¿Y si en el lenguaje se escondiera nuestro peor enemigo?

16 comentarios:

  1. Sr. Luri, ¿se ha fijado Vd. que quienes no son castellanoparlantes suelen decir UNA problema? A lo mejor por ahí anda el problema.

    Aprovecho para saludarle por primera vez, a pesar de llevar meses leyéndole con gran placer (y más timidez) gracias a la recomendación de uno de sus tertulianos.

    ResponderEliminar
  2. A mí se me quedó cara de gilipollas (sí... mucho más) cuando le escuche decir a ZP eso de: "la actidud de huelga".

    Aun sigo dándole vueltas a qué será eso.

    ResponderEliminar
  3. Bien venida, Sonsoles. No había caído en el problema de "problema". Ciertamente, debemos emigrar a otro lenguaje.

    ResponderEliminar
  4. Tumbaíto: Yo a ZP lo tengo por "O rei do anacoluto".

    ResponderEliminar
  5. ...pero...desde que el mundo es mundo en el patriarcado han funcionado mejor EL culo (aunque sea EL femenino) y EL dinero que LA cabeza...aunque también es cierto que LA lengua a cortado más cabezas que LA espada...no sé, no sé...

    ResponderEliminar
  6. blSobre este tema ha habido más comentarios que sobre las mujeres asesinadas por sus maridos, que parece que ya forman parte de la 'normalidad' asumida.
    Que una ministra se equivoque y diga una tontería, ha sido elevado a la categoría de relevante. A mí no me lo parece.
    Saludos, Gregorio.

    ResponderEliminar
  7. Sobre los problemas, hago una aportación pedagógica, hace unos años se editó con gran éxito port parte de la pedagogía papanatas un libro de 'Problemos', problemas aritméticos cuyos textos se habían escrito sin contenido machista, claro. Uf, y lo que nos puede venir. Porque es que en català, no había como arreglarlo, había que poner artículo 'els problemes', 'les problemes'.

    El alma, es femenina?
    El alcalde aquel de Zalamea que decía, al rey la hacienda y la vida hay que dar pero el honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios, ¿tenía en cuenta que la hacienda y la vida eran femeninas y el honor, masculino?

    Suerte que ya me jubilo porque en lo que respecta a la enseñanza y al enseñanzo estoy hecha un lío y una lía.

    Además el culo esta formado por 'las nalgas'... Por cierto nunca acabé de entender aquello de el culo y las témporas, que no tienen nada que ver.

    Perdón, se me fue la olla (femenina, claro, porque, 'qui la feia bullir?')

    ResponderEliminar
  8. Más complejo aún; la mano femenina hace el diminutivo masculino en (creo) toda América: la manito.

    ¿Travestismo inducido?

    ResponderEliminar
  9. Si la mano es femenina, el guante es masculino. Una mano con guante es una mano travestida. Y un guantazo no es una bofetada ni tampoco un puñetazo.
    Unos dicen que las mujeres pierden el culo por una buena cabeza, y los hombres pierden la cabeza por un buen culo. La cabeza femenina es la razón o la inteligencia pero igualmente es el intelecto masculino. El culo masculino, es la nalga femenina, o las ancas femeninas del animal. El culo y la cabeza, son dos extremos, cuando uno baja, el otro sube. Es lo que Pla llama “capgirell” y los franceses llaman “culbute”. Hacer, en general, puede hacerse de dos formas: con la cabeza o con el culo. La cabeza y el culo coinciden en el “cap gros” de las ancas de rana. Pero con el culo también se puede pensar, cuando el culo es “lo anal”. Entonces pensar con el culo sería “analizar” o lizar o ligar anos, en lugar de cabos. Uno o una, siempre tiene que escoger entre ser “cap de cul” o “cul de cap”. Pero si el humano simplemente es una cabeza unida al culo, entonces solo es un tubo digestivo, que une la boca con el ano. El hombre y la mujer entonces se convierten en un ser primitivo como la lamprea lombrícea.
    Todos los psicoanalistas saben de la relación del amor al dinero con el estreñimiento. Hacer la cosas con el culo, es ser un mamón, ya que en Babilonia el mammán es el oro del diablo que se convierte en estiércol. El dinero pues desde siempre se asociado a lo anal. Hasta el "Tió" caga regalos-mercancía. Si el dinero anal es masculino, la pasta es femenina. Si el culo es masculino la caca es femenina.

    ResponderEliminar
  10. Què ha passat amb el meu comentari?
    Laura

    ResponderEliminar
  11. Si us interessa el meu comentari és al anterior apartat.Encara estic mig dormida.Laura

    ResponderEliminar
  12. Don Gregorio, el alemán, todos los plurales son femeninos.Y el género en el lenguaje es fundamental para declinar: nominativos, genitivos, acusativos, dativos...van en función del género.

    El lenguaje tiene una base más significativa de lo que parece.

    Lo de la ministra, con todo respeto, me parece de un vacío intelectual importante.

    ResponderEliminar
  13. Los personos y su producta de dominación: la lenguaja.

    ResponderEliminar
  14. ...por eso últimamente el perro y la perra son el mejor amigo y amiga del hombre y de la mujer...

    ResponderEliminar
  15. Dos propuestas:
    - Emitir el carnet del hablante por puntos. Se irían restando puntos al hablante que hiciese un uso machista del lenguaje.
    - Prohibir que los asesinos en potencia se enamoren.

    ResponderEliminar
  16. Se amontonarían tantos y tantas machistoparlantes en las cárceles de Santiago (al lado de Guantánamo) que sería una otra cuestión de derechos humanos a revisar a la ONU...

    ResponderEliminar

De vuelta al Café

Vuelvo al Café después de unos días en el infierno (mareos, vómitos, vértigos, incapacidad para soportar la luz... y, además, de Rodríguez)...