lunes, 2 de junio de 2008

El monasterio de Zemen y el bogomilismo

A veces las maravillas las encuentra uno donde menos las espera. Este ha sido el caso del monasterio de San Juan Evangelista en las afueras de la pequeña ciudad de Zemen, a donde me he dejado llevar por la amabilidad de Valeria Fol y de Ruja Popova, sin saber muy bien con lo que iba a encontrarme.

Este monasterio, de finales del siglo XI, está situado en las faldas de la montaña de Konyavska, en el curso alto del río Strouma, el antiguo Strimon de los griegos, a 76 km al sud-este de Sofia.

Se trata de un modesto edificio cúbico de dimensiones reducidas (9.18 de largo por 8,71 de ancho y 11.20 de alto con cúpula central. La fachada oriental tiene tres ábsides semicirculares. El conjunto es único en toda la península balcánica, no entra dentro ni de los cánones del estilo bizantino ni del de los estilos imperantes en Bulgaria. Pero siendo singular su arquitectura, lo asombroso son sus pinturas murales, que mantienen la fidelidad al periodo preiconoclasta. Esta fidelidad se manifiesta en la riqueza de los detalles, la singularidad de cada personaje, la viveza del movimiento y la armonía del conjunto. Os pido excusas por la calidad de las fotos, que no hacen justicia al esplendor de los frescos. Pero esto es lo que hay.






Aquí, en estas tierras, nació el bogomilismo, predicado en tiempos del zar Pedro (927-969) por el sacerdote ortodoxo Bogomil. Esta herejía ha sido descrita de muchas maneras, y todas han sido sesgadas. Lo que sabemos de la misma es lo que nos han transmitido sus enemigos. En conjunto parece tratarse de una radicalización extrema del dualismo latente en el cristianismo con componentes gnósticos y, quizás, órficos, como lo sugiere su pacifismo extremo y su vegetarianismo.

Bogomil hizo de Dios y del demonio cristiano los dos principios supremos, el Bien y el Mal. Dios creó todo lo espiritual y sublime; el demonio, todo la material e infame. Dios fue el creador del cielo, de los cuatro elementos y de los ángeles. Uno de estos, Satanael, fue expulsado del cielo tras fracasar su sublevación, siendo el autor de la materia, y por lo tanto del cuerpo humano, pero no del alma, que es obra divina. Unido con Eva, fue el padre de Caín. Para combatir sus perversas maquinaciones, Dios envió a la Tierra a su Hijo, que enseñó a los hombres el camino del bien.

El bogomilismo era una apuesta por Dios en contra de Satanael que rechazaba todo lo material, incluyendo en este rechazo el poder temporal. Renunciaron a las jerarquías eclesiales, a los sacramentos, a la Cruz, a la guerra, a la riqueza… es decir, a todas las obras de Satanel.

Esta religión sin jerarquías, que reconocía la igualdad de derechos de hombres y mujeres, se expandió pronto por todo el área balcánica y, gracias a las cruzadas y al desarrollo del comercio en el Mediterráneo, sus ideas fueron recogidas en Italia y Francia, donde germinaron fértilmente entre los cátaros. Algunos estudiosos consideran el bogomilismo como "the first European link" de una cadena milenaria que se inicia con el maniqueísmo mesopotámico y concluye con la Cruzada contra los Albigenses. En Bulgaria se considera que las ideas del bogomilismo perduraron, de manera más o menos soterrada, hasta el siglo XVII.

Pero lo que poca gente sabe es que los agotes del valle navarro del Baztán, que pervivieron hasta bien entrado el siglo XIX, pudieron ser descendientes de los cátaros o albigenses.

11 comentarios:

  1. Gracias Don Gragorio por las estupendas entradas- todas- sobre su viaje, que a Vd. gracias, ha sido un poco el viaje de todos.

    Estupendos paisajes, imágenes e historias

    ResponderEliminar
  2. GLuri:

    En octubre pasado estuve en Turquía, y las iglesis excavadas del Valle de Goreme se parecían muchísimo a las que muestra en sus fotos.(El estilo,los colores y figuras).

    Si no recuerdo mal, esa posible filiación de los Agotes la citaba S. Dragó en Gárgoris y Habidis

    ResponderEliminar
  3. Gracias a usted, doña Morgenrot. Espero no dar demasiado la lata con mis obsesiones.

    ResponderEliminar
  4. Dhavar: Lo primer que me vino a la cabeza al ver el edificio por fuera es la imagen de un templo zoroástrico. Pero no me atrevo a ir más allá.
    Los turcos se dedicaron, en los tiempos de su dominación sobre Bulgaria, a rascar los ojos de muchas de las figuras. En cualquier caso los contactos de Bulgaria con todos los países costeros del Mar Negro son claros.
    La historia de los agotes es tan atractiva como poco clara. Algunos historiadores sostienen que la presencia de los agotes en el Pirineo navarro es anterior a la de los cátaros en Francia.

    ResponderEliminar
  5. G Luri:

    Si supiera como meter fotos en los comentarios le enviaba las que tengo del Valle de Goreme.(Que, por cierto, me hizo sentir un auténtico escalofrío "religioso" y una honda emoción inexplicable contra todo pronóstico, además de quedarme pasmado con la delicadeza y belleza de las imá genes de la piedra.Y agradezcamos todos al denostado turismo su conservación, aunque al paso que va Turquía ni el turismo hará barrera en breve)
    De los agotes sólo sélo que me contaba un primo mío, que estaba fascinado con ellos.

    ResponderEliminar
  6. Dhavar: Me las puedes enviar a
    gregorioluri@gmail.com
    y las veré encantado

    ResponderEliminar
  7. GLuri:
    Qué decepción.Al revisarlas he visto que han quedado muy oscuras - no se podía usar flash, y no se aprecia casi nada.De todas formas mandaré alguna.En los libros de turismo se ven mucho mejor.El mundo al revés-con la inestimable aportación de mi inepcia fotográfica.

    ResponderEliminar
  8. He visto tu e-mail... puedo mandarte tres hojas para que las leas?

    ResponderEliminar
  9. Reconozco que lo más parecido a la envidia me invade, pero es generosa y agradecida, lo que le da una naturaleza diferente a aquella que venimos ejerciendo como atributo natural del alma hispana.

    Aprovecho para decirte que me encantaría estar montado en Pegaso.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por prestarnos sus ojos para ver esa belleza.

    ResponderEliminar
  11. No merezco las gracias, y es difícil que Vd. de lata alguna.

    Las obsesiones, si las hubiera, están llenas de contenidos.


    N.b.: Yo soy algo obsesiva

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...