martes, 10 de junio de 2014

La revolución

"El primer acto de la revolución social debe ser tirar al fuego toda la literatura romántica".
Proudhon.

Claro que sin literatura romántica... ¿habría revolución social?

9 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger1:53 p. m., junio 10, 2014

    Se entiende perfectamente. "Revolución" es un concepto romántico. Y ahora otra versión:

    El primer acto de la revolución social debe ser tirar al fuego toda la literatura judía.
    Goebbels

    (La cita es apócrifa, pero podría ser cierta).

    Claro que sin literatura judía... ¿habría revolución social?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin literatura judía probablemente no habría ni idea del progreso ni mesianismo.

      Eliminar
  2. El gato de Schrödinger2:06 p. m., junio 10, 2014

    He estado leyendo algo sobre el Ragnarök de la mitología nórdica, y he creído identificar ahí, en forma embrionaria y simbólica, el concepto de revolución apocalíptica. Se aprecia también una analogía, en efecto, con el apocalipsis bíblico.

    "Después de todo, en este mundo nuevo, la maldad y la miseria no existirán más, los dioses y los hombres vivirán juntos en paz y armonía." Wikipedia.

    Es fascinante rastrear los orígenes de este concepto en la mitología.

    Me parece que Marx también estaba fascinado por la idea de un apocalipsis moderno.

    ResponderEliminar
  3. Justo antes de venir aquí, he leído esto.

    Once the prisons of the mind have been opened, the orgy is on. There is no more agreeable position than that of dissident from a stable society. Theirs are all the solid advantages of other people’s creation and preservation, and all the fun of detecting hypocrisies and inconsistencies.

    E.Waugh, Robbery Under Law

    ResponderEliminar
  4. Revolución es una cosa y revuelta otra. La primera es a la guerra, como la segunda a la guerrilla. Creo que los tiros no van por ahí...por la revolución. Si el sistema está en crisis, la Revolución también lo está. En el fondo, se trata de microrevueltas no de macrorevoluciones. Afinen su análisis.
    estudiante-de-Wittenberg

    ResponderEliminar
  5. si me permiten, lo expresaría así: no se trata de un "totum revolotum" sino de una "parti rebellio". (aunque el latín no es mi fuerte).
    estudiante-de-wittenberg.

    Sobre el rey, de todo lo dicho: ...."es que el rey no es un fruto democrático" hay que preguntarse entre monarquía o democracia (dice el "Callo" Lara) . Pero oígame Ud Señor, que el Rey no es un representante de la sociedad, sino un símbolo del pueblo. No es por tanto ningún significante de la población, sino el concepto-símbolo de una cosa-pueblo. El rey pues, no representa a nadie y simboliza todo. El rey es el último Símbolo en este mundo de códigos numéricos que controlan, en el que ni tan siquiera quedan ya significantes o representantes. Cuantos paises del mundo darían lo que fuera por tener una monarquía simbólica. Lo más revolucionario hoy en día, debe ser la defensa del "símbolo".
    buaaj!

    ResponderEliminar
  6. Arroja la escalera..
    Que diria dom Ludwig

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. joder!, Martín, la "escalera"
      Creo que estamos tirando sino la hemos tirado ya (o se nos ha caído)..como Wittgenstein. A él, al final de su trayecto ya no le interesan los lugares (semánticos?) a los cuales puede accederse con una escalera. Entonces, ese hombre qué hace con el lenguaje?...no lo sé.

      Lo que sí se me ocurre, a raíz de su comentario, que Wittgenstein acaba por sentirse ya no a lomos de una escalera sino en la fina cuerda de un alambre ...el alambre de la semiótica y no la escalera de la semántica....y eso es sentirse atraído `por el riesgo como nuestra sociedad.
      estudiante de Wittenberg.

      Eliminar