miércoles, 7 de mayo de 2014

Viva la rebeldía antisistema


El otro día, ya lo recordarán ustedes, me declaraba esporádicamente leninista


Alguna vez en este café me he confesado incluso guevarista, recordando el consejo que daba el Che a sus hijos en su última carta a su familia: «Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho».

Hoy he sido un rato por la tarde nihilista de chiringuito frente al mar Mediterráneo y a estas horas de la noche, me da por defender la rebeldía antisistema:


¡Pues esto es lo que hay!

7 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger12:45 a. m., mayo 08, 2014

    El rebelde antisistema convencional, lo que entendemos habitualmente como "antisistema", estudia mucho, sobre todo técnicas de guerrilla urbana y lucha cuerpo a cuerpo, técnicas de agitación y propaganda, piratería informática y cosas por el estilo.

    Si es un poco más listo que los demás, igual le da por leer las Técnicas de golpe de estado de Curzio Malaparte.

    Pero no espere que lea a Aristóteles o a Montesquieu.


    Cambiando de tercio, le presento a uno de esos enemigos de Voltaire (al menos, parece ser que es enemigo de la filosofía) que ha caído en el ridículo. Me refiero a Neil DeGrasse Tyson, de profesión divulgador científico, lanzado al estrellato gracias al remake de la serie Cosmos.

    ResponderEliminar
  2. "recordando el consejo que daba el Che a sus hijos en su última carta a su familia:..."
    Si, es un buen recuerdo.
    Hay muchos de Ernesto Guevara, naturamente.

    A mi, personalmente, uno de los que más me gusta de él, es éste:
    "No sólo no soy moderado
    sino que trataré
    de no serlo nunca,
    y cuándo reconozca en mí
    que la llama sagrada
    ha dejado lugar
    a una tímida lucecita votiva,
    lo menos que pudiéra hacer
    es ponerme a vomitar
    sobre mi propia mierda"
    Carta a su madre desde Mexico, Julio 15, 1956

    Abro la puerta y me presento en presente:
    Me llamo Manuel Cidoncha-Hinestrosa.
    Vivo en “the land of the free and the home of the brave.” (USAdores)
    Gregorio: Hola, que hay...Si, te conozco un tanto.
    Fue a través de Raimon Cuxart (el Ogro Romántico, el Lord Byron, como tú lo llamas)
    Tuve con él una gran amistad de cerca de cincuenta años.
    Amistad ancestral.
    Estuve en el cementerio de Monjuit entre los que le dimos la última despedida.
    Oí tus palabras.
    Pase con Raimon --en Barcelona-- el último mes de su vida
    Casi todos los días iba a visitarlo.
    Parte en el hospital y en su casa de la calle Mallorca.
    Aprendí mucho de él.
    Nada mas quería decírtelo para humanizar un poco
    la comunicación en éstos cacharros computeros tan alienantes.
    Tu 'blog' me parece una brisa fresca y estimulante
    en el páramo que habitamos.
    Un saludo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, te agradezco que te presentes. Erika me habló de tu trato con Raimon. Te puedo decir que para mi el mundo se ha empequeñecido mucho desde que él no lo habita. De hecho ya no me queda nadie con quien ser absolutamente cínico en la intimidad.

      Eliminar
    2. ...Bueno, también podemos ser cínicos en público, ¿no?:
      tenemos que enseñarles a los otros cuántas "muñequitas rusas" acarreamos
      unas dentro de otras...para que se animen.
      Cononozco a Erika: estuvimos casados ocho años

      Eliminar
    3. Lo sé, y esa "liaison à trois" vuestra siempre me pareció tan inusual como admirable.

      Eliminar
  3. Gregorio, em permeto recomanar'l-hi l'article de Vicenç Pagés "Contra el professor enrotllat " al suplement Cultura del Punt Avui del 09.05.2014 p.3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. L'he lllegit i faig meves cadascuna de les seves paraules.

      Eliminar