martes, 6 de mayo de 2014

El arte del arte. Episodio I


5 comentarios:

  1. Hombre...me parece una página interesante ésta "puerta de salida" que habeís presentado y por la que todos --desnudos-- llegamos. Máxime cuándo se muestra que parece ser que la estan retocando, como si estuviése en reparación y trabajasen en ella expertos y artesanos. Aúnque Charcot la vislumbró de otra manera: "c'est toujours la chose génitale, toujours… toujours… toujours!", nosotros creemos que el médico francés --que tanto impresionó a Freud con tal alegato-- exageró un tanto. Me pregunto --trenzando-- si no será la misma "puerta" por la que también nos vamos, y todo no es mas que una "llegada" y una "salida" que se hacen por una misma "puerta giratoria" que se abre o se cierra según por dónde y cómo empujamos. ¿No creeis?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Talmud juega con las similitudes entre la matriz y la tumba. La incubación era en muchos antiguos rituales una preparación para el renacimiento.

      Eliminar
    2. Puede ser.
      Cuándo se produjo la Transgresión,
      al comer --al canibalizar-- el "fruto prohibido",
      y se oyó la fatídica sentencia:
      "A partir de ahora, morireís",
      lo primero que hicimos fue cubrirnos
      "la chose genital" con las hojas de marras.
      En The Murder of Christ by Wilhelm Reich,
      en el capítulo 'La Trampa',
      se hacen unas buenas indicaciones al respecto.

      Eliminar
  2. la única reflexión filosófica que se me ocurre es: ¡coño!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leer en wikipedia la vida asendereada que ha tenido el cuadro original, incluido su paso por las manos de la Wehrmacht, el Ejército Rojo, Lacan...
    http://es.wikipedia.org/wiki/El_origen_del_mundo
    Es raro que no haya una novela basada en su historia. Remédielo quien guste de la idea, es gratis.

    ResponderEliminar