martes, 15 de abril de 2014

Los restos de lo que parecía sólido se van desvaneciendo el aire

10 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger9:11 p. m., abril 15, 2014

    ...cerca de las estrellas.

    Yo no había nacido todavía, pero me provoca una fuerte sensación de añoranza. Siempre me ha pasado con la música pop de los años sesenta.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a mi infancia le quitas la música de los Brincos (y de los Bravos) y a mi adolescencia la de Juan y Junior… la película de mi vida se queda casi sin música.

      Eliminar
  2. quizás no eran gran cosa que el tiempo se encargó de acabar de estropear. No había mucho donde escoger en una época en blanco y negro como el vídeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no eran gran cosa. Pero esa no-gran-cosa era nuestra no-gran-cosa y ando recordando escenas de mi adolescencia asociadas a su música… y son muchas.

      Eliminar
    2. en esa época andaba uno enganchado a la canción italiana, francesa o al rock and roll. Sinceramente, ni Brincos ni Juan & Junior me gustaron en su momento, además su música - sobre todo la de los Brincos . envejeció rápido y mal.

      un saludo

      Eliminar
  3. Creo que infravaloras a Los Brincos, Francesc, yo creo que eran muy dignos, pero, claro, en inglés todo suena mejor y entonces aún más... Muchos de aquellos grupos y cantantes, al contario de lo que dices, que envejecieron mal, a mi cuando los escucho me parecen mucho mejores de lo que llegue a pensar cuando me creí todos los cuentos progres, o sea, algo después de la adolescencia. Muchas letras de los Beatles son verdaderas tonterías, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Júlia, yo sigo siendo "fan" de Los Brincos. Y su música la ponía en el coche cuando viajaba con mis hijos pequeños por esos mundos de Dios, porque, ya se sabe, quien pierde sus orígenes, pierde identidad.

      Eliminar
  4. Quan ahir vaig saber de la mort de Junior, vaig pensar immediatament en aquesta cançó. Les festes particulars de llavors (encara ni en dèiem 'guateques', els nascuts als primers cinquanta) sense Brincos ni Bravos ni Mustang ni Sirex (ni Duo Dinámico!) no haurien sigut res. Con un sorbito de champán, esclar. Després alguns ja ens vam fer de Beatles i Rolling i de tot el rock i el pop anglosaxó, però aquests ens van marcar l'adolescència, vulguem reconèixer-ho ara o no. Francesc, potser ara recordem l'època en blanc-i-negre (Black is black, ai!) pel color de fons que tenien altres coses (de les quals som més conscients ara que llavors, no ens enganyem), però si tanques els ulls veuràs tota la gamma de colors vius que té per força, sempre, la joventut, i que nosaltres vèiem o buscàvem o intuíem arreu. Avui estic especialment sentimental, ja ho veieu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Està molt bé deixar-se arrosegar pel sentimentalisme. Jo recordo millor el fons de la meva adolescència que al seu protagonista.

      Eliminar
    2. Com més vella, més sentimental (llei de vida, suposo). Sí, a vegades també em passa, això del fons que ressalta sobre una figura desdibuixada.

      Eliminar