miércoles, 18 de septiembre de 2013

Eros y Psique


François-Edouard Picot (1786-1868). Eros y Psique (1817). Louvre.

"Si me ves, no me verás", le advirtió Eros a su amante nocturna, Psique, que nunca lo había visto. Llevaba muchas noches viniendo a visitarla, pero cada mañana antes del alba abandonaba su lecho. Aunque ella intentaba imaginárselo con la yema de sus dedos, ardía en deseos de templar sus ojos con su imagen presente cara a cara. Pero aquí es Eros quien parece no poder apartar su mirada de Psique dormida. Y a pesar de lo convencional de la imagen... algo retiene también nuestra mirada en la distancia que se va abriendo entre los amantes con la irrupción de la luz del día.

Mientras tanto, en un lugar no muy lejano:


1 comentario:

  1. Fantástico contraste en esta entrada... De la luz a la oscuridad...

    El único modo de terminar con tanta tontería sería prohibir los uniformes de cualquier tipo, aunque eso signifique prohibir. Asistimos cotidianamente a las prohibiciones de las expresiones del ser individual y colaboramos con la represión que supone lo uniforme.

    Tan terrible me parece el burka como las niñas que acuden en tropel vestidas de lolitas, con sus minifaldas de cuadros y sus calcetines largos.

    Y ya puestos, habría que prohibir las religiones, que se llevan todo el dinero que necesitamos para el arte y la ciencia.

    ResponderEliminar

Regalazo