jueves, 11 de marzo de 2010

El erotismo (I)

I
Salto del sexo al erotismo. Seguramente decepcionaré a alguno, pero qué le vamos a hacer. Para más recochineo pienso hablar bien del papa.

II
La encíclica Deus Caritas est de Benedicto XVI, publicada en una fecha tan significativa para los cristianos como la del 25 de diciembre (de 2005) ha sido olvidada demasiado pronto. La razón de ello es, a mi humilde parecer, que el papa apuntó tan lejos que la mayoría de sus lectores, para no perderse, prefirieron fijarse en su dedo apuntador que en aquello a lo que apuntaba. Lo que me admiró de este texto, y me sigue admirando, no es tanto lo que dice como la manera de practicar lo que dice.

III
La encíclica toma su título de la afirmación de I Jn, 4, 16: “Dios es amor" (ho theòs agapê estín)." El evangelista continúa de la siguiente manera: "y quien permanece (ho ménôn) en el amor (en tê agápê) permanece en Dios (en tô theô ménei) y Dios en él (ho theòs en auto ménei)”. En la traducción de San Jerónimo leemos: “Deus caritas est et qui manet in caritate in Deo manet et Deus in eo).

Según el papa, “Juan nos ofrece una formulación sintética de la existencia cristiana" en estas palabras: "Nosotros hemos conocido (egnôkamen) el amor (tên agápên) que Dios nos tiene y hemos creído (pepisteúkamen) en él". Aquí se encontraría el fundamento de la especificidad cristiana.

IV
A continuación el papa hace una reflexión muy interesante sobre la diferencia entre "eros" y "agapé". Comienza diciendo que los griegos dieron el nombre de eros al amor que no nace de la voluntad, sino que se impone al ser humano (retengamos esta idea) y añade que el Antiguo Testamento (que es el testamento del Dios oculto de los judíos que se manifiesta a través de la Ley inmutable) utiliza dos veces el término "eros", mientras que el Nuevo Testamento no lo utiliza ni una; prefiere los términos philia y agapé. Esta substitución “denota algo esencial en la novedad del cristianismo". La tesis del papa me parece digna de ser pensada en sí misma, pero no es eso lo que me interesa resaltar, sino el hecho de que para argumentarla recurra ni más ni menos que a Nietzsche. Lo hace con toda normalidad, como si fuese de sí que en estas cosas hay que tenerlo presente. En lugar de anatemizar al profeta de la muerte de Dios, se detiene a hablar con él. Aquí, en este gesto, se pone de manifiesto la manera que tiene el papa de practicar lo que dice. Este es un gesto revolucionario que, por lo que veo, para la inmensa mayoría de los teólogos cristianos, ha pasado desapercibido.

V
El papa señala que la novedad que supone el "agapé" cristiano ha sido criticada por Nietzsche, porque ve en ella una degradación. El cristianismo, según Nietzsche, habría dado de beber a eros un veneno que le hizo degenerar en vicio. El papa añade la referencia exacta: Más allá del Bien y del Mal, IV, 168.

Evidentemente cuando el papa obra así es porque nos está invitando a revisar esta tremenda obra nietzscheana (cosa que haremos en parte en el próximo post) y, sobre todo, a poner a dialogar entre sí a Platón, al cristianismo y a Nietzsche. Mi sospecha es que les está abriendo una puerta a los cristianos para pensar la posibilidad de superar la postmodernidad en lugar de negarla.

VI
El papa no cree que el cristianismo haya degradado el eros griego. ¿Qué es lo que habría degradado si así hubiera sido? El eros antiguo se presenta para el papa como la primera potencia a la que quedan sometidas todas las demás (el fondo último del ser o, si se quiere, de la physis). Esta convicción se pone de manifiesto en los cultos de fertilidad (digamos de paso que esta manera de entender el hecho religioso merece, como mínimo, un gesto de admiración). "Eros se celebraba como la fuerza divina, como la comunión con la divinidad". El Antiguo Testamento (donde la physis está ausente) no rechazó este eros, sino que combatió su degradación destructora, su falsa divinización que lo priva de su dignidad y lo deshumaniza, como ocurría con la prostitución sagrada. Es decir, la crítica que Nietzsche realiza al cristianismo, el papa la traslada a ciertas formas del culto pagano, con lo cual el Antiguo Testamento se presenta como un intento de salvar la dignidad del fundamento erótico de todo lo existente.

VI
Pero si eros es el fundamento de todo, es también el fundamento de lo mejor y de lo peor y, en este sentido, mantener la divinidad de eros significaría preservar lo mejor que hay en él. Es evidente -añade el papa- que eros necesita disciplina y purificación para poder ofrecerle al hombre algo así como un "pregusto" de las mejores posibilidades de su existencia. La realización de la promesa implícita en eros exige "una purificación y una maduración que incluyen también la renuncia. Eso no significa rechazar a eros ni envenenarlo, sino sanearlo."

VI
Al llegar aquí estaba tentado de hacer un comentario irónico sobre el gran principio que sostuvo ideológicamente a nuestra amada LOGSE, el de "desarrollar todas las capacidades del niño" (todas, indiscriminadamente). Pero en lugar de esto intentaré demostrar en los siguientes apuntes que el esfuerzo de sanear a eros es compartido tanto por Nietzsche como por Platón.

8 comentarios:

  1. El mismo Nietzsche hubiera caído en uno de sus peores dolores de cabeza al imaginar todas (!) las capacidades del niño desarrolladas.
    Quedo a la espera del siguiente post.

    ResponderEliminar
  2. Gracias per aquest post i pels següents, si vénen, que prometen molt!

    ResponderEliminar
  3. A propósito de eros, permítanme una nota erudita.

    Conversan un griego y un romano.
    -¡Qué gran obra, el Partenon!, dice el griego.
    -Ya, responde el romano, pero la cúpula del Panteón tampoco está mal.
    -Fuimos nosotros los que inventamos la matemática, insiste el heleno.
    -Y nosotros construimos un imperio, contesta el romano.
    -Muy bien, sigue el griego, pero, ¿y el eros? ¿No fuimos nosotros los primeros?
    -Cierto, cierto, asiente el latino. De todos modos, fué a nosotros a quienes se les ocurrió hacerlo con mujeres.

    ResponderEliminar
  4. Lola: Fue ese un principio tanto de la LODE como de la LOGSE y así, literalmente, se recogía en su articulado, con lo cual elevábamos una memez a la categoría de ley orgánica. ¿Sus Señorías practicarían este principio demencial con sus hijos? ¿Estimularían todas sus capacidades, incluyendo las capacidades para la mentira, el parricidio o el canibalismo? Desde Platón sabemos que uran de nosotros deseos opuestos y que desarrollarlos todos es declarar una guerra civil en loa propia alma.

    ResponderEliminar
  5. Efrem: Gracias. Ya veremos lo que dan de sí.

    ResponderEliminar
  6. Claudio: Pero no olvide usted lo que los soldados de Julio Cesar decían de él: que era el marido de todas las mujeres y la mujer de todos los maridos.

    ResponderEliminar
  7. Don Gregorio: Julio César, como es bien sabido, fue un romano de amplia formación helénica.

    ResponderEliminar
  8. Vaig parlar d'aquesta encíclica en el seu moment, i de la distinció entre eros / àgape / logos...

    ResponderEliminar

Sobre la utilidad de los filósofos y las filosofías

A estas alturas de mi vida no sé muy bien qué opinión tengo sobre el valor de la filosofía. Me hace dudar el hecho de que haya tantas perso...