martes, 22 de diciembre de 2009

Lucas, II, 8-15

"Había unos pastores por aquel lugar que vivían con los rebaños y se turnaban para custodiarlos durante la noche.
Y estando en éstas el ángel del Señor apareció ante ellos y un esplendor (doxa) los envolvió y se espantaron con gran espanto y el ángel les dijo: "No os espantéis, pues, mirad, os informo de una buena noticia que será un motivo de alegría para todo el pueblo: que os ha nacido hoy un salvador, que es el Mesías, el Señor, en la ciudad de David. Y esta es la señal que os doy: encontraréis un recién nacido, bien abrigado, en un pesebre (phátnê)'.
Y de pronto (exaiphnês) apareció junto al ángel una multitud de tropas celestiales que alababan a Dios y decían: 'Gloria (doxa) a Dios en las alturas y en la tierra paz entre los hombres que Él aprecia (eudokías)'"

5 comentarios:

  1. Luri,

    Permítame que le envíe a usted y a su familia mis mejores deseos. Y que me desee a mí mismo que este café continúe estando abierto el 2010 para la copa diaria.
    ¡Qué buena idea estos fragmentos del evangelio!
    Gracias por todo.

    ResponderEliminar
  2. Paso a dejarte un abrazo y muchísimas felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Gran idea, don Gregorio. No hace falta más para celebrar la Navidad.

    ResponderEliminar

Balmes

Me acaba de llegar: "¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer vi...