martes, 22 de diciembre de 2009

Lucas, II, 8-15

"Había unos pastores por aquel lugar que vivían con los rebaños y se turnaban para custodiarlos durante la noche.
Y estando en éstas el ángel del Señor apareció ante ellos y un esplendor (doxa) los envolvió y se espantaron con gran espanto y el ángel les dijo: "No os espantéis, pues, mirad, os informo de una buena noticia que será un motivo de alegría para todo el pueblo: que os ha nacido hoy un salvador, que es el Mesías, el Señor, en la ciudad de David. Y esta es la señal que os doy: encontraréis un recién nacido, bien abrigado, en un pesebre (phátnê)'.
Y de pronto (exaiphnês) apareció junto al ángel una multitud de tropas celestiales que alababan a Dios y decían: 'Gloria (doxa) a Dios en las alturas y en la tierra paz entre los hombres que Él aprecia (eudokías)'"

5 comentarios:

  1. Luri,

    Permítame que le envíe a usted y a su familia mis mejores deseos. Y que me desee a mí mismo que este café continúe estando abierto el 2010 para la copa diaria.
    ¡Qué buena idea estos fragmentos del evangelio!
    Gracias por todo.

    ResponderEliminar
  2. Paso a dejarte un abrazo y muchísimas felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Gran idea, don Gregorio. No hace falta más para celebrar la Navidad.

    ResponderEliminar

Sevilla

Hay cosas, amigos, que no se olvidan. Dejan una huella que se mantiene siempre fresca. Este será, seguro, el caso de mi defensa del deb...