martes, 27 de agosto de 2019

Ravel

I
Sí, sigue haciendo calor, pero es un calor como viejo y cansado. El cielo tiene algo de impuro. La misma naturaleza, agostada, nos advierte que esto se acaba. En la plaza de Ocata se amotinan las hojas secas de los plátanos, heraldos de su propia muerte. Y de nuevo ante la repetición anual de lo biológicamente trivial, el espectáculo de las hojas secas, uno metaforiza. No sabemos vivir en condiciones de absoluta realidad.
 
II
F. -amigo admirado, intelectual, melómano, e independentista catalán- me envía una foto de la puerta de entrada del cementerio de Roda de Isábena con un cartel que dice: “Después de limpiar los nichos, recojan la basura. Gracias”.  “Este rotundo cartel -comenta- bien podría ser el título de un ensayo del último Ciorán. ¿Estás bien? Espero que sí”.
 
Se inicia así entre nosotros el siguiente diálogo:
 
- A mí me gustaba mucho -le contesto- un anuncio de los cementerios de Barcelona que decía: “Cementerios de Barcelona. Tan cerca de la naturaleza”. Me parecía un lema propio de Lucrecio. Estoy bien. Trabajo mucho (que es lo que me gusta) y viajo bastante (que me gusta menos, pero tampoco está mal, aunque no sé si el mundo es un lugar muy digno de ser conocido al detalle). ¿Y tú? Una pregunta: ¿Crees que Ravel estaba dotado del sentido de la ironía?
 
- Extraña pregunta. De Ravel conozco esencialmente las piezas para piano. Me gusta especialmente la célebre Pavana. Las piezas orquestales y de manera especial el Bolero, me interesan muy poco. Seguramente eso se debe a un prejuicio mío: cuando escucho a Ravel pienso en algo así como en un Debussy menor (siempre he ubicado a Debussy entre los grandes). Al leer tu mail he buscado el rostro de Ravel por internet. Sólo recordaba una imagen suya muy circunspecta en la cubierta de un CD. He visto que el resto de retratos son igualmente circunspectos, incluso con una cierta mala leche. Me parece, pues, que de ironía, poca. Subrayo que se trata de un prejuicio facial, no de un análisis musical. Por lo que a mi respecta, de aquí a 15 días sale mi nuevo libro.  La salud no me acompaña mucho, pero he decidido no quejarme.
 
- La salud, amigo, se está convirtiendo para nosotros en el último refugio del pudor. Tengo a Ravel por un genio que sudaba arte, por eso me temo que estaba incapacitado para la ironía, no podía alejarse de su propio sudor.
 
- Creo que las únicas cosas incompatibles con la ironía son la religión y el sexo.
 
- Efectivamente y por eso me interesa el caso de Ravel.
 
- En mi próximo libro tengo escrita esta entrada: “Una corrección al primer Wittgenstein: “De lo que no se puede hablar, hay que componer boleros”.

- A Ravel le hubiera gustado. Te felicitaría. Pero para hacer realidad el aforismo de Ludwig, Ravel compuso el Concierto para la mano izquierda para su hermano, Paul Wittgenstein, que era manco.


III 
Apostillas.
Echenoz cuenta que durante su estancia en los Estados Unidos, a Ravel le gustaba causar viva impresión entre los músicos de la orquestas que dirigía “combinando de modo distinto, de un día para otro, el color de la camisa y de los tirantes: una vez rosas, otra azules”. Cuenta también que a quienes le preguntaban cuál era su obra maestra, contestaba: “El Bolero, desde luego, está vacío de música”.
 
Vladimir Jankélévitch ha estudiado a fondo la música de Ravel y se refiere varias veces a su humor, aunque de forma singular. Dos ejemplos:
 
“… l’humour pincé et quelque peu patricien de l’Heure espagnole”…
 
“… l’humour un peu acide de Ravel”
 
A mí también me gusta La Pavana. A Jankélévitch, no: “La Pavana no es apenas defendible; sus tres variaciones languidecen un poco y en vano se buscaría en ellas un acento personal”.
 
Pero lo importante es que en el Ravel de Jankélévitch encuentro lo que ya hallé insinuado en el de Echenoz: la dimensión aérea, alada, más precisamente, de este músico genial: su pasión por las aves y su voluntad de hacer música con sus trinos. Esto me ayuda a completar y perfilar su protagonismo en Mi familia es bestial.
 
IV
Hay que proteger como a un tesoro a esos amigos que no votan como nosotros. Es un imperativo de salud política.

9 comentarios:

  1. "Estoy buscando pájaros en la obra de Ravel."

    Los más célebres son los que anuncian el alba en Daphnis et Chloé (que es, por cierto, la obra de Ravel que yo prefiero), aquí en la excelente versión del ex marido de Marta Argerich, Charles Dutoit:

    https://www.youtube.com/watch?v=2uDiT3uBDQU

    Hay también los "Trois beaux oiseaux du Paradis", que es una de las "Trois chansons pour chœur a cappella", aquí en la versión de Gardiner:

    https://www.youtube.com/watch?v=bswOYEDBVT4

    Y los "Oiseaux tristes", una de las 5 piezas que componen "Miroirs", aquí interpretado pour un gran pianista "ravelesiano":

    https://www.youtube.com/watch?v=siTmN0sjiWY

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Añadamos también las Histoires Naturelles y dos obras que aún n o he conseguido escuchar:
      - Saint-François d'Assise
      - À vous oiseaux des plaines.

      Eliminar
  3. Es cierto, "Le martin-pêcheur" de las "Historias naturales":

    Versión del gran barítono Gérard Souzay
    https://www.youtube.com/watch?v=RLIbR41zAsQ

    "À vous, oiseaux des plaines" es una obra perdida (parece increíble, pero así es):

    Harmonisations
    A.6, À vous, oiseaux des plaines, pour chant et piano (1904), chant Grec traditionnel traduit par Michel Dimitri Calvocoressi, perdu

    https://fr.wikipedia.org/wiki/Liste_des_%C5%93uvres_de_Maurice_Ravel

    En cuanto a "Saint-Francois d'Assise : soli-choeur-orchestre", según la mejor biografía que hay del compositor, la de Marcel Marnat (en la fabulosa colección de Fayard "Les indispensables de la musique"), se trata de un projecto "mentionné par plusieurs familiers de Ravel, dont Manuel de Falla, qui affirme que le finale de "Ma mère l'Oye" découle de ces esquisses abandonnées" (p. 755). En ese libro se reproduce, entre los Apéndices, un artículo de Falla publicado en la Revue Musicale en 1939 y titulado "Notes sur Ravel", en el que habla de esa obra abandonada, de la que sólo había esbozado, al parecer, el sermón a los pájaros (p. 709).

    Creo recordar que ese artículo se encuentra en su libro "Escritos sobre música y músicos" publicado en la colección Austral (yo tengo un viejo ejemplar pero ahora no lo encuentro).

    A propósito de biblias sobre Ravel, hace unos meses se publicó un "ladrillo" de 1840 páginas titulado "Ravel. L'intégrale. Correspondance (1895-1937) écrits et entretiens".

    https://www.amazon.fr/Lint%C3%A9grale-Correspondance-1895-1937-%C3%A9crits-entretiens/dp/2368905774/ref=sr_1_1?__mk_fr_FR=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=ravel+L%27int%C3%A9grale+-+Correspondance+%281895-1937%29+%C3%A9crits+et+entretiens&qid=1567252367&s=gateway&sr=8-1

    Con ese libro y la biografía de Marnat se puede saberlo todo sobre el amigo Ravel (todo salvo ciertos misterios impenetrables, como, por ejemplo, el de su sexualidad).

    ResponderEliminar
  4. La biografía de Marnat:

    https://www.amazon.fr/Maurice-Ravel-Marcel-Marnat/dp/2213596255/ref=sr_1_fkmr0_1?__mk_fr_FR=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=Marcel+Marnat+ravel&qid=1567253510&s=gateway&sr=8-1-fkmr0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permítame ponerme de pie e inclinarme dignamente ante usted. Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Mi amiga B., que es todopoderosa, intenta ponerme en contacto (indirectamente) con Marnat. A ver lo que da de sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marnat tiene 86 años. En 2015 estuvo en el célebre programa d'Olivier Bellamy en Radio Classique, en el que habló de Ravel

      https://www.youtube.com/watch?v=PQX-3PYnC1E

      Buscando ese programa me he encontrado con un film mudo en el que aparece el amigo Maurice, que yo no conocía:

      https://www.youtube.com/watch?v=Nf-IWOhRRYo

      Eliminar
    2. ¡Qué maravilla, una entrevista muda con un músico! Esto merece una entrada en el Café.

      Eliminar

Las paloma muerta

Hemos roto la sagrada rutina dominguera para dar una vuelta a medio día por el Born y el Pla de Palau. Sí, Barcelona está muy bien, pero de...