lunes, 5 de agosto de 2019

... et des pardons successifs

I

Escribe el profesor Rafael Jiménez Asensio una amplia y muy interesante reseña de La Imaginación conservadora. Me ha dejado un buen sabor de boca porque pone de manifiesto que el libro sigue vivo, pero también  porque uno siempre aprende cosas relevantes de sus lectores inteligentes. Quizás convenga, sin embargo, recordar que el libro, muy conscientemente, se titula La imaginación conservadora, y no La razón conservadora o La política conservadora. Sigo pensando que lo prioritario hoy, en el conservadurismo, es reflexionar sobre el maginario con el que nos referimos a nosotros mismos. Ojalá haya gente disuesta a tirar de este hilo. Recientemente en Valladolid me aseguraron que así era.

II
Me está pasando algo preocupante: cada vez escribo peor en el ordenador. Las letras se me sublevan y acaban apareciendo donde no debieran. No sé si es un síntoma de algo inquietante o simplemente que tengo la vista cada vez más cansada. 

III
Nunca sé qué repercusión tendrá lo que escribo. A veces me da la sensación de que escribo cosas de interés que tendrán cierto eco y, sin embargo, pasan completamente desapercibidas. Otras, el eco me pilla desprevenido y me hace pensar en lo mal que me conozco a mí mismo. Esto último es lo que ha ocurrido con la ponencia con la que abrí el Congreso de Periodismo Cultural celebrado en Santander el pasado mayo, que el sábado mi admirado Sergio Vila-Sanjuán recogió resumida en el suplemento cultural de La Vanguardia. Creía estar diciendo cosas elementales y evidentes y, sin embargo, he recibido una enorme cantidad de mensajes agradeciendo mis palabras. En el fondo, tampoco está mal eso de ir dándote sorpresas a ti mismo.

IV
Una referencia de Jaccard a Richard Brautigan que sólo me atrevo a recoger en francés: “Il attendait des femmes un amour inconditionnel et des pardons successifs.” Lo dejo aquí.

V
Ayer hizo 40 años. 40 años llevamos casados. En realidad creo que nos casamos siendo otros y hemos ido creciendo juntos hasta ser lo que somos.

2 comentarios:

  1. 46 hará que mi Conjunta y yo nos arrejuntamos, que se decía entonces, y yo al menos tengo la sensación de que he de hacer algo por "conquistarla", cada día, no se me vaya a ir por desdén o por aburrimiento... Se ha escrito poco, Gregorio, sobre las uniones longevas, y es cierto que hay procesos erótico-químicos en esas uniones que aún están por estudiar. Igual que cada cual es un mundo, cada pareja es otro, pero tengo para mí que debe de haber algún gen de la fidelidad o de la pasión incombustible que acaso explique que no se produzca lo que mi malévolo pozaforismo reprocha: "El matrimonio es, en sus inicios, una sociedad de bienes gananciales y, en sus postrimerías, una sociedad de socorros mutuos".

    ResponderEliminar
  2. Yo no veo otro misterio que el de ir cambiando al mismo ritmo... y en paralelo. Bien es verdad que, de vez en cuando, pongo las cosas en claro y le digo a mi señora: "Tengo envidia de ti... porque me tienes a mí".

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...