domingo, 28 de febrero de 2010

Máquinas de a(r)mar


Ella es Alma, de quien ya hablé AQUÍ, que me ha reaparecido AQUÍ.

4 comentarios:

  1. Scruton se nos pone platónico al hablar de la música hoy día.

    http://www.american.com/archive/2010/february/soul-music

    ResponderEliminar
  2. Si Kokoschka hubiera vivido ahora habría conseguido una copia más fiel de su Alma, más apetecible seguramente. Pero supongo que en la decepción estaba la belleza de la añoranza.

    Por cierto, el tema me ha recordado a la película "Lars y una chica de verdad" (2007), también muy melancólica.

    Bon dia!

    ResponderEliminar
  3. Comparada con esta historia de tenebroso romanticismo, ¡qué desalmada película le salió a Berlanga su "Tamaño natural"! Casi tan hierática como "Dillinger è morto", de Ferreri.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola