miércoles, 24 de febrero de 2010

Viaje de ida y vuelta

I
Esto debería haber sido escrito, todo, en la terraza de la Cafetería Pla de la Seu.

II
Y debería haber comenzado así: "Escribo sentado en la terraza de la Cafetería Pla de la Seu. A mi izquierda está el pórtico de la catedral y allá al frente una joven japonesa -supongo- tomando notas, como yo"

III
Hacía una mañana de primavera que era una invitación a un viaje largo, así que he decidido dar un considerable rodeo. De Ocata he ido a Igualada y de aquí, vía Valls, a Tarragona, siguiendo el curso del río Gaià.

IV
Un poco de agua y una Buscapina Compositum.

V
Sigo.
¿Qué significa ser decadente? Me imagino que es decadente quien es capaz de ir de Ocata a Igualada para recuperar una visión de un paisaje. Hace ya algunos meses, haciendo el camino de Montblanc a Igualada, descubrí, de repente, al doblar una curva que no prometía nada, una visión mágica de Montserrat, flotando sobre un campo de trigo. Hoy he intentado redescubrir ese paisaje por el retrovisor. No ha sido, evidentemente, lo mismo.

VI
Los olivos y las viñas aún andan rezagados en el invierno, pero los almendros ya llevan semanas florecidos. A lo largo del valle del río Gaià era una bendición verlos iluminando con su blancura las hondonadas, haciendo aún más verde, por contraste, el verde nuevo del trigo emergente. Por encima de los campos de trigo, el verde cansado, invernal, de los pinos.

VII
He conducido muy despacio. Me he cruzado con un par de ciclistas y un coche. Y nada más. He comido en un restaurante de Seguer y me he parado en Querol. Y todo ha estado bien.

VIII
La mañana, es cierto, anunciaba la placidez del día. He estado preparando la conferencia de la tarde en Tarragona y a eso de las diez me he tomado mi café diario en la Plaza de Ocata. Después, a la peluquería de la Marta, que se ofreció a arreglarme las patillas. Y al salir, con la patillas bien marcadas, he notado el tirón impertinente del cólico nefrítico, así que le he pedido a Enric, el mejor médico de Cataluña, que me metiera en el cuerpo lo que hiciera falta, pero que tenía que llegar a Tarragona.

IX
Esto tenía que haber acabado así: "Son las 17:35. Me he tomado la buscapina. Ya no está la japonesa. Ahora ocupa su lugar sobre el banco de piedra un anciano con boina que juega con una bolsa entre sus piernas como si fuera un incensario. El sol, cada vez más bajo, ilumina las piedras milenarias de la plaza, arrancándoles las chispas de adjetivos que no alcanzo a atrapar. Todo está en su sitio y todo está bien".

X
Pero en el área de servicio del Llobregat me han roto la ventanilla del coche y me han robado la cartera. Había entrado un momento a por una botella de agua para tomarme otra buscapina, y al salir me he encontrado con el coche lleno de cristales rotos. En la cartera llevaba los papeles de la conferencia y, sobre todo, mis moleskines, en las que apunto mis notas y desvaríos. Me he puesto en marcha tan cabreado que no sentía el frío. Las 11.30 de la noche. A los pocos kilómetros he visto la cartera en medio de la autopista, con las moleskines alborotadas y las gafas rotas. Algún coche les había pasado por encima. Me he jugado el tipo parando allí mismo y recogiendo todo.

XI
¡Cómo le he agradecido a Bacallà Salat el recibimiento que me ha dado! Está aquí, sentada sobre la mesa, restregándose la cabeza contra mi barbilla.

XII
Añado ahora: El martes hay recital poético en el Vins i Divins. Dos grandes poetas, primero Carles Maria Sanuy y después Pepa Puigdevall. Háganme caso: Si pueden, no se lo pierdan.

XIII
Buenas noches.

XIV
En Tarragona bien, muy bien.

14 comentarios:

  1. Para cólicos nefríticos y cóleras varias, pruebe a cambiar de café por un día.

    http://www.youtube.com/watch?v=kyxjboYHvM8

    Que se mejore.

    ResponderEliminar
  2. Mi ideal blogográfico (o blogológico) seria poder publicar posts como este cada dia... Por contra, solemos perdernos en consideraciones abstractas y flatus voci. Saber explicar la cotinianidad de cada uno y convertirlo en literatura. ¿Hay algo más sublime?

    ResponderEliminar
  3. Pero hombre, a quién se le ocurre dejar la cartera en el coche; consuelese, a una amiga mia le robaron el ordenador portatil con el proyecto fin de carrera, y no habia hecho copia de seguridad.

    ResponderEliminar
  4. Estic d'acord amb el Toni Ibañez. Ets el millor...

    Salut!

    ResponderEliminar
  5. Yo también estoy en pleno acuerdo con Toni. Estas notas al caso de un viaje cotidiano son envidiables.

    Un saludo y que se mejore pronto, D. Gregorio

    ResponderEliminar
  6. Uno dispone y luego le llueven las bofetadas.

    ResponderEliminar
  7. "todo está en su sitio y todo está bien". Moltes gràcies per deixar-nos compartir el que escriu senyor Luri.

    ResponderEliminar
  8. al menos ha acabado bien. Cuídese y ánimos!

    ResponderEliminar
  9. 'los españoles piensan como cubanos y viven como yankees'

    http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704454304575081481536661858.html

    ResponderEliminar
  10. Jueves. Salgo para La Bisbal d'Empordà. Seguiré la N II hasta Riudellots de la Selva (¡cómo me gustan estos topónimos catalanes!). De aquí a Cassà de la Selva, Santa Pellaia, Sant Sadurní de l'Heura, Cruilles i La Bisbal.
    Me persignaré al cruzar el umbral de casa.

    ResponderEliminar
  11. Una suerte reencontrarse con sus pertenencias. Al menos los almendros estaban en flor...cuidese, un saludo.

    ResponderEliminar

El landismo dramático

El landismo dramático, en El Subjetivo.