lunes, 15 de febrero de 2010

La kreatibidá

Ando estos días ocupado traduciendo "L'escola contra el món" al castellano y, por lo tanto traicionándome a mí mismo posiblemente mucho más de lo conveniente. Pero me parece que han pasado siglos desde que acabé el manuscrito en catalán. Cronológicamente son dos años, pero las experiencias acumuladas en este tiempo han sido tantas que me doy cuenta de que no puedo limitarme a traducir el texto, así que lo estoy reescribiendo.

Acabo ahora mismo de introducir una anécdota. Hace un año participé en un debate en el que uno de los presentes calificó a otro, que insistía en la importancia de la ortografía, de “ortoprofe castrador”. “Un profesor –añadió a continuación- no ha de castrar, ha de ayudar.” La tesis de este entusiasta del asilvestramiento de la infancia, era que “el tiempo dedicado a las delicias de la ortografía” había que emplearlo en actividades más rentables. ¿Cuáles? La respuesta es obvia: el fomento de la “kreatibidá”.

11 comentarios:

  1. El neoñoñismo, Don Gregorio, que avanza imparable.

    ResponderEliminar
  2. Lo de siempre: haz tu propia novela, chico, que eres un ser creativo. Da igual que no tengas idea ni de cómo se escriben ni el origen de las palabras que apenas sabes poner en orden.

    ¿Tanto daño hicieron los hippies? ¿Jipis?

    ResponderEliminar
  3. Urodonal: Lo que pasa es que mientras las escuelas privadas de elite se han dado cuenta de la cutrez neoñoñista, abundan los progres incapaces de aceptar la realidad. Si la realidad desmiente sus pretensiones, entonces es que la realidad es de derechas. Siga el primer enlace de la columna de la derecha.

    ResponderEliminar
  4. Silencio: Yo creo que esto no puede ser obra del gran Jerry García. En todo caso tiendo a pensar que hay muchos pedabobos anclados en la música disco.

    ResponderEliminar
  5. Aquí tiene un futuro lector de su libro traducido/reescrito. Dios mediante.

    ResponderEliminar
  6. No sé si para dedicarlo a la kreatibidá, pero siempre está bien ahorrar tiempo de tareas que pueden evitarse sin grandes inconvenientes. Gracias a que ya no escribimos con jeroglíficos podemos expresar pensamientos más complejos dedicando mucho menos tiempo al aprendizaje de la escritura.

    Por este motivo siento un rechazo profundo, especialmente estético y económico, por el descuido de la ortografía. Es muy poco práctico también para el que escribe, que tiene más difícil expresar sus ideas con la esperanza de ser entendido.

    Cosa distinta es propugnar una reforma ortográfica para simplificar el idioma. Sin embargo, hasta que esta no se lleve a cabo, utilizar una simplificación privada no mejora nada el proceso sino todo lo contrario, es como conducir por la izquierda.

    Un asiduo lector de este blog.

    ResponderEliminar
  7. Me interesa la publicación de ese libro en "roman paladín". De hecho, llevo esperándolo desde hace tiempo ( por eso llegué a este blog) Demasiado autobombo en Mal de escuela de Pennac Espero que usted se haya controlado...jeje

    ResponderEliminar
  8. Javier: Pero es que eso que llamamos cultura es un inmenso formalismo.
    Me parece que era Barthes quien denunciaba a la lengua por fascista: está llena de reglas arbitrarias. Sí, como el deporte o la misma vida en común.

    ResponderEliminar
  9. Pennac: Es, sin duda, mucho mejor escritor que yo. Pero de las cosas de escuela, tiene un lío mental considerable.

    ResponderEliminar
  10. ¿Conocía esto, sr. Luri: http://www.youtube.com/watch?v=ZjWCzGZ50Ng ?

    Tradúzcanoslo, por favor (no es rock catalán)

    ResponderEliminar

Dos cosas

La primera, la nueva entrega del Locutori. La segunda, esto de hoy mismo de Fernando Savater en su columna de El País, "Conservador&quo...