viernes, 23 de septiembre de 2016

¡Y después nos quejamos de Dios!

Juan Casiano (360-435) dio a los monjes un consejo en sus Institutes que se ha hecho justamente famoso: "Un monje siempre debe huir tanto de las mujeres como de los obispos". Es menos famosa la historia que cuenta del monje Pablo en las Collationes.

Pablo había hecho tantos progresos espirituales que ni siquiera se permitía la ligerísima debilidad de mirar la ropa de una mujer. Por supuesto, si rechazaba la contemplación de sus vestidos, con mucha más energía huía de cualquier atisbo de su cuerpo. Desgraciadamente, yendo un día a visitar a unos hermanos, se cruzó casualmente con una mujer y sintió tanta aflicción que corrió a refugiarse en su monasterio como si estuviera huyendo "de un león o de un inmenso dragón". 

A pesar de que su conducta obedecía a las mejores y más castas intenciones, Dios consideró que el monje se había excedido en su rechazo a todo lo mujeril y lo castigó con una parálisis completa que le impedía mover los miembros de su cuerpo. Ni tan siquiera era capaz de mover la lengua. Pero el castigo no acabó aquí.

Su estado requería tantas atenciones, que los monjes entendieron que lo más conveniente era trasladarlo a un cenobio de monjas. Por esta razón, Pablo pasó los últimos cuatro años de su vida cuidado solícitamente por las manos de unas vírgenes que lo ayudaban a satisfacer con delicadeza cada una de sus necesidades fisiológicas. 

Alabado sea Dios.

5 comentarios:

  1. Buenos días, quería preguntarle cómo puedo suscribirme a su blog.
    Hay un boton para seguir el blog, pero es de google+ y no envía las entradas nuevas del blog al correo electrónico.
    Luego hay un boton para suscribirse a las entradas pero, por un lado hay que crear una cuenta en netvibes, o bien hay que tener una cuenta en yahoo.
    ¿Es posible poner un botón y un espacio en el blog para introducir directamente el correo electrónico y pulsarlo para recibir las entradas nuevas?
    Muchas gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya he resuelto el problema con dos botones d ella barra lateral. Ya me dirás si funciona. Y muchas gracias por tu interés.

      Eliminar
  2. Això no és un càstig! És una tortura.

    ResponderEliminar
  3. Si, alabado sea porque Él sabrá por qué lo hace.

    ResponderEliminar
  4. Una frase que repite el padre Darío Betancourt en sus sermones: "Nunca digas no me gusta la sopa, porque Dios responderá: "¿Ah, no te gusta la sopa?, pues toma tres tazas". Aprender paciencia y a soportar las incomodidades diarias es fundamental en la vida de las personas.

    ResponderEliminar