miércoles, 10 de junio de 2015

Loa apresurada de la autodecepción

Aquel momento en que Adán y Eva, aún con un trozo de manzana en la boca, bajaron la vista, se miraron a sí mismos y sintieron por primera vez vergüenza, comenzaron a ser seres humanos.

Quizás la cualidad más básica del hombre, aquella que sustenta cualquier otra, sea su sensibilidad para la autodecepción. 

Todos participamos de esta protovirtud en mayor o menor grado porque todos podemos desdoblarnos en observadores melancólicos de lo que desgraciadamente hemos llegado a ser.

En la experiencia de la autodecepción, somos a la vez el verdugo y la víctima. 

El hombre es el animal capaz de autodecepcionarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada