martes, 17 de diciembre de 2013

No todo está perdido, amigos filósofos

Mike Tyson viene en nuestra ayuda

4 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger9:15 p. m., diciembre 17, 2013

    En 1994, cuando llevaba dos años en prisión, la prensa se interesó por sus lecturas carcelarias: Maquiavelo, Voltaire, Hemingway, Scott Fitzgerald, y biografías de Marx, Mao, Gengis Kan, Aníbal, Cromwell, Alejandro... Creo que también leyó el Corán.

    Se hizo tatuar el rostro de Mao en el brazo derecho. Hace unos años visitó su tumba en China.

    Entre su gusto por los grandes hombres, los conquistadores, los audaces (en el fondo, una fascinación por la violencia y el poder) y sus nuevas inquietudes filosóficas, solo Dios sabe en acabará todo eso, pero yo recomiendo tenerlo vigilado.


    ResponderEliminar
  2. El gato de Schrödinger9:18 p. m., diciembre 17, 2013

    Ah, por cierto, el enlace no funciona. ¿Era éste?

    ResponderEliminar
  3. Es una metáfora nitzscheana cobrando vida!

    ResponderEliminar