jueves, 25 de marzo de 2021

Viaje a Madrid

He pasado dos días luminosos e intensos en Madrid. La ciudad parecía emerger radiante al sol de primavera y ese cielo de Madrid, tantas veces y tan justamente loado, se mostraba a la altura de su fama. He hecho muchas cosas; he hablado con mucha gente, he concretado nuevos proyectos, se han esbozado nuevos viajes, he conocido a gente interesante... he cenado los mejores huevos revueltos con jamón de mi vida y he andado mucho por una ciudad tranquila y con las terrazas repletas de clientes voraces de vida. Aquí me siento cada vez mejor acogido. Viajo bastante a esta ciudad y siempre vuelvo con la sensación de que se me ha abierto una nueva puerta. El mes que viene regreso para una conferencia y en mayo pasaré aquí una semana, porque he agrupado la presentación de un libro, un par de conferencias y varios encuentros, comidas y reuniones.

En el AVE de regreso constataba que cada vez hago menos cosas en Cataluña. No es porque yo no quiera. Tampoco parece que sea algo coyuntural. Por alguna razón, mis ideas tienen mejor acogida fuera del Principado. Por ejemplo, apenas hablo con periodistas catalanes, mientros que tengo muy buenas relaciones con periodistas de los diarios de Madrid, Valladolid, País Vasco, Andalucía... En los últimos meses he tenido reuniones con varios consejeros de educación. Con el consejero de educación de Cataluña no he hablado ni una vez. Añado que la editorial con la que he publicado la mayoría de mis últimos libros se ha trasladado a Madrid y una editorial de esta ciudad, con la que tengo intención de colaborar en varios proyectos, publicará una amplía selección de mis artículos en El Subjetivo. No quiero apresurarme a sacar consecuecias, pero siempre he defendido que hay que seguir a la vida por donde ella te lleve.

11 comentarios:

  1. Madrid es una ciudad acogedora. Un beso

    ResponderEliminar
  2. "En el AVE de regreso constataba que cada vez hago menos cosas en Cataluña."

    Y menos que va ha hacer..., el sectarismo pedagógico -auténtica pandemia- va de la mano con el político.

    José.

    ResponderEliminar
  3. Por curiosidad... Y los consejeros de educación con los que ha hablado, ¿avalan todos el nuevo planteamiento competencial exportado por Cataluña y asumido por el gobierno del estado actual? Lo que dicen los periódicos que va a pasar, ¿cree usted que es en efecto lo que va a pasar?...

    Cuando leo según qué artículos que defienden lo que se dice que va a ser el nuevo bachillerato me invade una mezcla de perplejidad y tristeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que va a pasar es que cada autonomía podrá hacer lo que quiera y como lo que quieren las diferentes autonomías es muy diverso, se agrandarán, sin duda, las diferencias ya existentes entre unas y otras.

      Eliminar
    2. Lo peor es que los partidarios de "las nuevas pedagogías" niegan las pruebas. Como ninguno de los alumnos de según qué centros que han liderado la escuela 21 sacan buenos resultados en las pruebas externas (PISA y Selectividad), los líderes de estos centros hacen campaña en sus blogs en contra de PISA y en contra de la selectividad. Vienen a decir que estas pruebas no miden lo que deberían medir, y que por ello premian a los centros más tradicionales de un modo injusto.

      De este modo, cuando el niño se sorprendre de que el rey vaya desnudo, siguen alabando sus lujosos vestidos, muy en consonancia con su propensión a cambiar los argumentos de los cuentos tradicionales para hacerlos políticamente correctos...

      ¡Gracias por la respuesta!

      Eliminar
    3. Me permití enviar a Don Gregorio un artículo de prensa donde se detallaba el planteamiento competencial. Lo envié asimismo a dos familiares míos en Euskadi que se dedican a la enseñanza. Ambos me dice que ¡ya era hora! que esa idea es extraordinaria y que mejorará sin duda nuestra posición ante el mundo. Yo, pobre profesor, me limito a mover la cabeza pensando ¡pobres alumnos! Qué nos habrán hecho para que nosotros les respondamos así.

      Eliminar
  4. Es una lástima la imagen que Cataluña está dando de sí misma.
    Tengo familia catalana por parte de padre, y puedo asegurar que no he conocido personas más acogedoras, generosas (en contra de lo que el resto de España piensa) y leales.
    Lo dicho; una pena.

    ResponderEliminar
  5. A propósito del competencialismo panaceico, lo bueno del arbitrio económico y que cada uno haga de su capa un dato es que desactive de algún modo los peores efectos de la norma . Eso, que el gobierno tiene las leyes, pero las comunidades se quedaron con los reglamentos... Y así poder aplicar el sentido común. Que es lo que procede ante el absurdo de querer volver a las andadas con las competencias quince años , una generación, después. La primera como farsa de moda, y ahora como farsa ridícula.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. De su capa un sayo... Estos correctores! Aunque el "de su capa un dato" no queda del todo impropio. En fin..

    ResponderEliminar
  8. Hacia ahí vamos, Martín. Las autonomías no sólo dispondran de la posibilidad de diseñar el 50% del curriculo sino de un amplísimo margen de maniobra para organizar cursos, agrupar materias, etc. La verdad que en algunos casos, como el de Cataluña, eso me hace temblar. En otros se llevan bastante avanzadas línea sgenerales que van en la dirección que tú dices.

    ResponderEliminar

Sobre la soberanía

Estaba sepultado por una tonelada de trabajo, aislado del mundo y abducido por la pantalla del ordenador, cuando han vuelto a visitarme de i...