sábado, 6 de marzo de 2021

Temperamento

"A menudo, en el vasto cementerio nacional, que llenaron las epidemias y las pestes, ya desterradas de todo el globo por los progresos de la cultura, no hubo sobre tanto duelo, al borde de las fosas abiertas, sobre los montones de cadáveres, más piadoso responso que la mueca burlona de un pícaro".

Álvaro de Albornoz, El temperamento español, 1921.

No es justo don Álvaro con la realidad española de la época, pero sentimos en ese regusto esteticista de la frase retórica que se retuerce melancólicamente sobre sí misma, algo propio de ese temperamento español que el ilustre escritor andaba buscando fuera de sí.

1 comentario:

  1. En mi infinita ignorancia desconocía quien era Álvaro de Albórnoz, y buceando en su biografía aparece un nombre Antonio Espina que me ha suscitado curiosidad, es sorprendente como una reflexión sobre el temperamento patrio termina llevando a uno por vericuetos insospechados y a la postre enriquecedores

    ResponderEliminar

De Valera a Balmes

Día de sol generoso, potente, hiriente, incluso, que arranca blancos de las paredes encaladas que han permanecido durmiendo hasta ahora. Y c...