miércoles, 21 de octubre de 2020

En un aprieto

Estoy escribiendo un texto largo (unas 100 páginas) sobre el Siglo de Oro y pretendo hacerlo de manera que sea asequible para el lector medio. Pero me enfrento a un problema: el de mi competencia literaria. Mi prosa es muchísimo más pobre que la de cualquiera de los autores de los que trato y con los que llevo unos meses conviviendo (y mejor no hablar de mis sonetos). Con lo cual, cuanto más hablo yo, más los oculto a ellos. Pero si no hablo, entonces haría una antología de textos áureos, que es lo que me han pedido explícitamente que no haga.

Cada vez que tengo que hablar, no ya de los grandes, sino de lo que podríamos llamar el proletariado intelectual de esta época, dejo la escritura y me pongo a leer. Estos autores nunca defraudan. Entonces, ¿como hacer para escrbir algo que sea, al mismo tiempo, verosímil y estimulante, de manera que el lector, en cuanto acabe de leer este texto, lo olvide para coger el de uno de nuestros clásicos? 

No lo sé.

4 comentarios:

  1. Igual aqui le podian ayudar

    https://laantorchadekraus.blogspot.com/

    o aqui

    http://francesccornado.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que sí lo sabe. Y muy bien además.
    En todos los días de mi vida, que ya van siendo unos cuantos, nunca había sentido tal curiosidad por los clásicos como la que se me ha despertado desde que bicheo por este blog.
    ¡Y ya me gustaría a mí tener su competencia literaria!

    ResponderEliminar
  3. Eso viene a decir que el proletariado del siglo de oro, sería la aristocracia del ahora siglo de la deuda perpetua.....

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...