miércoles, 27 de febrero de 2019

La canción del pirata... contable

La muerte, esa desnarigada impertinente, sorprendió a Espronceda escribiendo un discurso en defensa de la rebaja de tarifas en la importación de lanas peinadas. Sospecho yo que eligió el momento con alevosía, para demostrar que no hay vida que quepa en un poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

The Jean-Paul Sartre cookbook

Traslado hoy al Subjetivo los exitencialismos caniculares.