domingo, 9 de diciembre de 2018

Una pregunta inquietante

“¿Es mi mente de mi propiedad?” (ὁ δὲ νοῦς ἐμόν ἐστιν ἴδιον κτῆμα;)

Filón de Alejandría, Sobre los Querubines, 116.

La mía con frecuencia se hace la remolona a la hora seguir mis indicaciones y cumplir mis deseos. A veces, incluso, se me subleva con descaro y la descubro llevándome de aquí para allá, siguiendo no sé qué caprichos suyos. No es raro que se niegue a servirme diligentemente las respuestas que le pido. Más de una vez me ha ofrecido como verdades lo que no eran sino mentiras bien vestidas. Tenemos, pues, una relación compleja y en en momentos decisivos de mi vida más he parecido yo su servidor que su dueño. 

6 comentarios:

  1. Está usted al borde del yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que llamamos “yo” a ese agujero negro en cuyo borde gravitamos.

      Eliminar
  2. https://caravanmagazine.in/literature/reading-plato-interpreters

    ResponderEliminar
  3. En sintonía con "Anónimo", lo que más me llama la atención es la distinción de "mi mente" y de "mí". ¿Quién soy yo? ¿La mente como "circunstancia" en torno a un proyecto, en plan Orteguiano?

    Su amigo Nietzsche, en cuya compañía ya le he contado que sufro últimamente, apunta a una suerte de impulsos, pulsiones, instintos, o llámese como se quiera, que ponen a su servicio eso que llamamos mente. La mente no haría sino justificar ese instinto previo (animadversión, simpatía, etc.) que surge en nosotros. De ahí su casi imposible doma.

    A mí ya me pasa como a Gaos, que siguió a Heidegger, a Ortega, a Marx... Leo a uno y me convence, leo al otro y también. Soy la abeja de los filósofos, de flor en flor y sin reposar en ninguna. ¡Qué fatigoso y qué poca personalidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nietzsche acaba descubriendo en la voluntad de poder el Eros platónico... es decir, no tiene otro remedio que apoyarse en la metafísica .. o sea, volver a Dios.

      Eliminar
  4. De la cita, lo que me fascina es que sea de quién es, porque sirve para bajarles un tanto los humos a los modernos deconstructores del sujeto. Por otra parte hay en ella implícita una sabrosa paradoja: ¿Si es cierta, podemos decir que es de Filón?

    ResponderEliminar

Dos entrevistas más

  Este último hijo mío vino a nacer en el peor momento. Llegó a las librerías justo cuando la pandemia las cerró a todas. Pensé, pues...